Uso del deshumidificador portátil para evitar la humedad en los libros

deshumidificador, humedad en los librosBasta una pequeña condensación para que las páginas de los libros resulten afectadas. Cuando los libros reciben la humedad, éstos se deteriorarán notablemente, las hojas se doblarán y obviamente se deformarán, provocando un aspecto un tanto desagradable.

Las bibliotecas suelen tener sistemas de calefacción y aire acondicionado, o eso es al menos lo que deberían poseer, sin embargo hay áreas o secciones que pudieran estar descuidadas, en esos casos, el uso de un dispositivo deshumidificante puede ser muy útil. Asimismo existen métodos de restauración, sin embargo estos procedimientos suelen ser muy costosos, sobre todo si se pretende restaurar libros como novelas o diccionarios; incluso a veces es imposible recomponer los libros que ya se encuentren muy dañados, éstos a veces pueden ser documentos muy valiosos, con pocas copias en el mercado, sería una desgracia que se estropearan.

deshumidificador humedad en los librosPara prever estas afectaciones, lo mejor es preparase adecuadamente para evitarlos:

1) Colocar el libro sobre una mesa, en un lugar seco.

2) Tienes que abrir el libro de par en par, para posteriormente posicionar una abrazadera en cada una de las cuatro esquinas del libro, luego deberás atornillar muy bien cada abrazadera, pero sin exceso, para que las páginas del texto no se doblen.

3) Usa un deshumidificador portátil para que extraiga la humedad contenida en las hojas.

4) Posteriormente tendrás que utilizar una secadora, ya sea para serigrafía o para cabello (recomendable); ten mucho cuidado al usarlos y prográmalo en el nivel más bajo para que el aire sea suave y no llegue a dañar las páginas. Pásalo por todo el libro durante unos 5 minutos aproximadamente, cubriendo especialmente las partes más deterioradas, es importante que la secadora esté a una distancia de al menos 10 centímetros del libro.

5) Después, el libro tendrá que estar sujetado sobre la mesa por unas cuantas horas (al menos 10), luego repetirás el mismo proceso con la secadora.

El método anteriormente descrito es para quitar la humedad de los libros o revistas que están dañados, pero es trascendental tratar de evitar todo eso, y la única forma es mediante el uso de aparatos para deshumidificar, cuya instalación debe ser meramente estratégica, para protección de los libros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *