Uso de la piscina para la mujer embarazada

(Beneficios de la hidroterapia en el proceso del embarazo)

albercasDurante el embarazo, la mujer experimenta grandes cambios en su cuerpo, como incremento de peso y deficiente circulación de la sangre, por lo que es necesario que el cuerpo se ejercite para sobrellevar dichas alteraciones y mantenerse en forma. La alberca ofrece una buena posibilidad de establecer actividades acuáticas que son beneficiosas para el proceso del embarazo.

La natación auxilia a que los dolores y otras molestias disminuyan, porque es bien sabido que los ejercicios en el agua puede eliminar el exceso de líquidos acumulados en el cuerpo, así también ayuda a fortalecer los músculos y prepararlos para el parto.

Casi todos los ejercicios en la alberca son adecuados para la mujer embarazada, puede ser natación, aerobics acuáticos e incluso entrenamientos un poco más intensos, eso es porque la ingravidez del agua ofrece innumerables ventajas. Aún así es deber de la futura mamá asesorarse por un especialista, ya que tendrá que ser valorada de acuerdo a su historial médico y condiciones físicas.

Los beneficios de la hidroterapia en alberca para la mujer embarazada son muchos. Primeramente se ganará mucha flexibilidad en los músculos por el efecto gravitatorio del agua, permitiendo a la mujer sentirse más liviana en sus quehaceres diarios. El peso de más se sentirá disminuido debido a la distensión suave de articulaciones y habrá una sensación de alivio en la columna.

piscinaTambién la ligera presión que el agua ejerce en el cuerpo de la embarazada reducirá sustancialmente el riesgo de lesiones por movimientos bruscos o traumatismos, que el bebé o la propia madre pudieran padecer. Asimismo permite la tonificación de músculos que preparan al cuerpo de la madre para el parto.

Otro beneficio por la realización de ejercicios aeróbicos acuáticos es que fomentarán la resistencia cardiorrespiratoria, ya que la circulación sanguínea se activa a la vez que el agua provee una sensación de masaje relajante, evitando incluso la hinchazón y aparición de várices.

La adquisición de una piscina es en efecto, una buena inversión que resultará en grandes beneficios para la familia en general, además de que provee la mejora de relación entre cada miembro de la misma.