Temperaturas aceptables para tomar una ducha en invierno

BoilerEl invierno trae consigo temperaturas más bajas, por consecuencia estas temperaturas tienden a resecar la piel.

¿Por qué se reseca la piel en invierno?

Con las temperaturas bajas la circulación sanguínea se contrae, se genera lo que  se llama técnicamente una vasoconstricción, lo cual es básicamente una menor circulación y por lo tanto se traslada menos oxígeno y nutrientes a la piel, todo esto ocasiona una deshidratación y otras afecciones, es literalmente una menor alimentación para la salud de la piel y esta pierde grosor, elasticidad y firmeza.

Esta reacción puede ser muy notoria e incrementarse después de una buena ducha, por lo tanto es importante cuidar la temperatura del agua en las épocas invernales y es aquí dónde deberás tener cuidado con la programación de tu boiler.

Es importante conocer cuál es la temperatura límite que el cuerpo o la piel pueden tolerar y dónde ya se pueden generar daños irreversibles, en este punto hay que tener también muy claro que cada persona es diferente y mucho de estos factores están basados en los hábitos que haya llevado la persona en su vida para tener una cierta tolerancia a una u otra temperatura, pero si existe un límite cómo en todas las cosas.

El cuerpo puede llegar a tolerar hasta los 56° centígrados pero en realidad a esta temperatura ya se generan daños irreversibles, el tejido se destruye y la regeneración del mismo puede costarle mucho tiempo e incluso ya no se regenera de la misma manera.

Las temperaturas recomendadas en un boiler de gas o eléctrico se pueden regular entre los 40° y 49° centígrados, ya que también a esta temperatura se evita la formación de minerales de corrosión en el equipo.

Por otro lado, por cada 5 a 10 grados centígrados que le reduzca usted a la temperatura de su boiler está también ahorrando hasta un 5% de costos en consumo de energía.

Por lo tanto, el punto preciso del tema es que frío y agua muy caliente pueden
ser nocivos para la salud, por lo que tenemos que tomar las siguientes consideraciones.

En invierno dependiendo de la intensidad de frío que haya en el ambiente es recomendable ducharse a una temperatura media entre los 30 y 40 grados centígrados, este debe de ser un proceso en el que puede ir disminuyendo dicha temperatura, si usted no está acostumbrado, pero si debe tomarse muy en serio estas consideraciones ya que también no solo es la piel la que está expuesta a daños, su sistema respiratorio también ya que puede reducir mucho los riesgos a enfermedades de las vías respiratorias, ya que los cambios de temperatura son menos nocivos, son menos contrastantes en su cuerpo.

¿Qué acción que tiene el agua caliente en la piel que hace que se reseque?

Primeramente la piel en estas épocas de frío ya recibe impactos con la temperatura, por lo cual el organismo trabaja en otra dinámica, la piel cuenta con una capa llamada “manto hidrolipódico” que es una substancia creada por las glándulas cebáceas y sudoríparas la cual es una mezcla de grasa con agua del cuerpo que crean una capa que protege la piel de los cambios drásticos de temperatura, el polvo y substancias ácidas en el ambiente, esta capa es la que permite que esta se mantenga hidratada y es la que da el aspecto aterciopelado característico de la piel.

Los baños a temperaturas mayores de 45° desprenden fácilmente esta capa y peor aún si usted usa un jabón demasiado astringente, está desprendiendo por completo su capa de protección con el medio ambiente. Los cambios drásticos de temperatura dañan de por sí las condiciones y equilibrio de la piel, por lo que le recomendamos tomar sus duchas en épocas de invierno a menos de 45° centígrados.

Entonces regule su Boiler a la temperatura adecuada este invierno y proteja su salud.