Sismo resistencia y construcción de casas o edificios

ConstruccionConsideraciones y características para la edificación sismo-resistente.

La construcción de viviendas cada vez es más importante el realizarlas por proyecto específico, la venta de viviendas por catálogo es algo que muchas personas, sobre todo las nuevas generaciones se atreven a dejar de lado, ya sea por sus costos o porque no cumplen con las especificaciones que nosotros requerimos.

Antes se podía pensar que adquirir o emprender un proyecto para construir una casa o edificio que resista los movimientos en una zona sísmica era un lujo muy costoso, sin embargo eso se ha ido cambiando en la percepción de las personas que buscan una seguridad, hay que pensar que ya no es un costo, sino una inversión.

Está claro que un plan de edificación anti-sísmica implica la utilización de técnicas más especiales para establecer el diseño arquitectónico, la cimentación y la estructura.

Asimismo se tiene que poner atención al tipo de materiales con los que se va a trabajar, y desde luego el conocimiento del comportamiento del suelo donde se va a emplazar cualquier estructura, sistemas de cimentación, etc.

Además, existen ciertas regulaciones gubernamentales en las que enfatizan la calidad con la que debe de contar un proyecto de edificación, sobre todo en zonas con sismos o huracanes que pueden afectar cualquier costa. Es así, como podemos identificar algunas características en este tipo de casas.

Altura del edificio: Es normal que en años o décadas anteriores se pensara que un edificio era sinónimo de peligro latente en caso de un terremoto, y es cierto, porque la estructura se podría ver debilitada ante un suceso catastrófico.

Sin embargo, con la ayuda de la tecnología, se puede decir que los ingenieros y arquitectos han evolucionado la forma de reforzar el diseño arquitectónico. Cabe resaltar que en algunos países está muy regulada la manera en que se pretende dar altura a un edificio, no pudiendo rebasar una cantidad determinada de metros.

Proporción simétrica: Es un factor determinante para corroborar qué tan susceptible es una estructura a los desplazamientos naturales de la tierra. Es trascendental que los dos ejes en planta sean idénticas una respecto a la otra, es decir, el edificio tiene que tener simetría en cualquiera de los ejes, si no es así, entonces se recibirá una torsión y por ende, vulnerable.

Distribución de masas: La mayoría de los arquitectos e ingenieros coinciden en que tiene que haber una uniformidad en el distribuir las masas la hora de construir, además de que la estructura sea rígida, obviamente con las modificaciones necesarias dependiendo de las zonas de la vivienda o un gran emplazamiento. En ese aspecto los cálculos matemáticos determinarán la correcta distribución de masas.

Estructuración y estabilidad en la planta: esto gira en torno a la rigidez y resistencia de los cimientos, es decir, que entre más cantidad de muros firmes, la base obtendrá una importante estabilidad estructural, lo que le permitirá aguantar los embates sísmicos.

Colocación de puertas y ventanas: Tanto en distribución como en medidas de los accesos, determinarán la tolerancia a posible colapso del inmueble en caso de terremoto. Cada puerta y ventana deben estar ubicadas simétricamente, dependiendo de la estructura, además de que las proporciones en la medición tienen que ser las acordes al tamaño de los muros.

Materiales: Un elemento imprescindible, calidad de construcción es igual a calidad en los materiales a utilizar. Existen materias primas que poseen mejor absorción de energía en caso de un sismo, por ejemplo, muchos edificadores aconsejan que el hormigón armado es una gran alternativa para la resistencia de los movimientos de la tierra. Lo mismo pasa con el metal o acero, entre mejor sea, más propiedades de rigidez tendrá.

Por último y no menos importante, los cimientos: La cimentación debe ser flexible ante un evento catastrófico, por ello es trascendental realizar un estudio detallado del suelo donde se desea emplazar, para saber qué tan profundo puede ser el cimiento, así como en tamaño y forma.

Al menos éstas son unas consideraciones generales para establecer la correcta edificación de un inmueble, aun así hay otras especificaciones, más técnicas que dan un panorama más profundo de la sismo-resistencia en casas y edificios.