Remedios caseros para humidificar la nariz congestionada de tu bebé

HumidificadorA veces cuando nos enfermamos de la garganta, tenemos una sensación de sequedad desagradable en fosas nasales y la misma garganta, debido a la pérdida de fluidos, alergias o incluso por estarnos limpiando constantemente las fosas nasales, ahora en un bebé es más molesto. Es verdad que en cuanto al primer síntoma de resfriado que tenga el infante, es primordial llevarlo con el especialista, para que le recete los medicamentos necesarios.

El moqueo nasal y la congestión es uno de los problemas recurrentes, sobre todo en época de frio. Uno de los síntomas que se presenta en el niño es la mucosidad transparente, pero que luego se va tornando de un color amarillento con el pasar de las horas.

La irritabilidad nasal es tan molesta que incluso no podrá dejar conciliar el sueño de manera adecuada al infante. Para estas instancias el Doctor ya le debió haber recetado algunos medicamentos para contrarrestar esos malestares, pero nunca está de más ir más allá y recurrir a remedios caseros que pueden resultar muy útiles.

Uso del humidificador en la habitación del bebé:

Se recomienda altamente la humidificación del aire en torno al bebé, es decir, que un humidificador instalado en el cuarto del bebé puede ser una gran idea, su funcionamiento será por la noche, mientras él duerme plácidamente.

¿Cómo ayuda un dispositivo como este? Pues esencialmente un humidificante ayudará a aflojar las secreciones nasales, descongestionando poco a poco la nariz. El vapor es sumamente beneficioso, además de que otorgará una sensación de confort. Solamente hay que tener cuidado con la ubicación del aparato.

Tiene que estar lo suficientemente cerca para que el bebé capte el vaho, pero lo necesariamente lejos para que no vayan a humedecer las tenues sábanas.Hay que considerar cambiar el agua de este sistema, y limpiarlo todos los días con algún desinfectante especial, esto para reducir cualquier intento de formación del indeseable moho.

Durante las temporadas invernales es muy conveniente que este dispositivo funcione la mayor parte del día, ya que durante esta temporada, la sequedad en el aire va a ser un factor constantemente preponderante, mejor utilizarlo así antes de que se presente alguna afección respiratoria.

Otro remedio que puede ayudar mucho, es cargar al bebé fuera de la ducha mientras corre el agua caliente hacia la tina, con mucho cuidado de no acercarlo tanto como para que le salpique el agua directamente. El vapor templado de la ducha trabajará como un humectante natural.

Otra alternativa es la de hacer una solución salina especial para niños pequeños, también el agua con sal puede resultar favorable. Es preponderante empezar a sacar las mucosidades del infante y con dicha solución y una pera de succión será la combinación perfecta. Solo hay que ser cuidadosos en la aplicación; hay que meter la pera en las fosas nasales (menos de un centímetro dentro).

Luego suelta la solución salina poco a poco, posteriormente limpia inmediatamente con un paño suave y ve retirando poco a poco la secreción que vaya saliendo. Con esto en cuestión de minutos tu niño tendrá una buena sensación al estar despejándose su nariz poco a poco, hay que repetir la operación un par de veces más.

De acuerdo a información de la National Institutes of Health, una postura especial a la hora de dormir puede ser beneficioso para tu nene, solamente hay que situar una pequeña almohada en la parte donde sitúa su cabecita para dormir, esto contribuirá a que se dé un mejor proceso de respiración, esto también se puede hacer mientras se duerme en el asiento trasero del coche.

Otra opción es adquirir un pequeño calefactor o radiador en el cuarto, éste se podrá utilizar como base para ubicar encima de él un recipiente lleno de agua, que con unas cuantas gotas de aceite de eucalipto o menta podrá expedirse un vapor semejante a un dispositivo de humidificación.

Es muy importante contar con un dispositivo humidificante en el hogar para mantener una atmósfera adecuada y para nuestra salud y la de nuestros niños, ya que este tipo de aparatos contribuyen a evitar infecciones respiratorias que tanto nos afectan.