RECOMENDACIONES PARA HACER EJERCICIO EN EL INVIERNO

CalentadoresDurante el invierno, el descenso de temperatura puede obligarnos a interrumpir nuestras actividades físicas, principalmente si tenemos la costumbre de ejercitarnos al aire libre. Muchas personas hacen ejercicio para mantenerse en forma, por cuestiones de salud, o bien, porque practican de manera profesional algún deporte o actividad que implica un fuerte desgaste físico.

Como es el caso de la danza, por lo que suspender el entrenamiento es simplemente algo impensable, pero ¿qué se puede hacer cuando el frío es muy intenso? A continuación te presentamos algunas recomendaciones para hacer ejercicio en invierno de manera segura, para que no tengas que dejar de ejercitarte y puedas disfrutar de todos los beneficios que la actividad física tiene sobre el cuerpo.

Con las precauciones necesarias incluso es posible hacer ejercicio al aire libre durante el invierno, algo que puede ser muy benéfico sobretodo para las personas que tienden a presentar depresión invernal por pasar mucho tiempo bajo techo, por la falta de luz y claro, por el frío constante.

Sin embargo, antes de comenzar cualquier tipo de entrenamiento, y principalmente durante el invierno, es necesario que se consulte a un especialista ya que el frío puede aumentar la probabilidad de sufrir ataques cardíacos si no se tiene un acondicionamiento físico adecuado y, como los músculos y articulaciones tardan más tiempo en calentar, existe un mayor riesgo de lesionarse. Si no tienes ninguna contraindicación médica que te impida entrenar en invierno puedes comenzar a ponerte en forma.

Si ya acostumbras practicar actividades físicas sólo tendrás que hacer algunas modificaciones a tu rutina pues, como ya mencionamos, el tiempo que le toma al cuerpo alcanzar una buena temperatura es mayor y si no tenemos esto en mente es posible que nos lesionemos por sobreesfuerzos, sobreestiramientos y sobrecargas.

En caso de que ejercitarte no forme parte de tu rutina, te sugerimos que busques asesoría de un entrenador o bien, te inscribas a alguna clase de acondicionamiento físico para que conozcas tu cuerpo y poco a poco te pongas en forma.

La siguiente recomendación es utilizar ropa adecuada. Lo más común es que la ropa diseñada para las actividades deportivas sea delgada y fresca para permitir la transpiración de la piel, pero en el invierno es necesario que utilicemos prendas más abrigadoras, a pesar de que practiquemos actividades en espacios interiores.

Las prendas de materiales como el neopreno, que además de ayudar a mantener el calor del cuerpo brindan un buen nivel de sujeción (lo que favorece la circulación sanguínea) son ideales y se sugiere evitar ropa de algodón pues absorbe el sudor y conserva la humedad. En cuanto la intensidad de la actividad incrementa, el calor aumenta y es por esta razón que lo mejor es usar varias capas de ropa que se puedan retirar fácilmente en cuanto comiences a sudar y vuelvas a ponértelas cuando estés enfriando.

Es importante también cubrir las manos, los pies y la cabeza, pues con el frío la sangre se dirige principalmente hacia el centro del cuerpo ocasionando que las extremidades se enfríen. Usar calentadores, calcetines térmicos y guantes es una excelente opción para contrarrestar los efectos del frío.

En este punto cabe resaltar que para poder utilizar correctamente los calentadores y los calcetines térmicos, la talla del calzado deportivo tendrá que ser un poco más grande que la que usamos habitualmente, pues son prendas considerablemente gruesas y si usamos los mismos tenis de siempre, es probable que sintamos incomodidad e incluso nos lleguemos a lesionar por exceso de presión en los pies.

Cubrir la cabeza con gorros y orejeras y el cuello con alguna bufanda o banda protectora también ayudará a conservar el calor corporal pues es justamente por la cabeza por donde se escapa hasta la mitad del calor del cuerpo.

Es aconsejable que la bufanda o banda que se utilice para cubrir el cuello también cubra la boca y la nariz, permitiendo el paso del aire. Esto con la finalidad de elevar la temperatura del aire antes de inhalarlo, lo que evitará contraer infecciones e irritación en las vías respiratorias.

Otra recomendación es que bebas suficiente agua antes, durante y después de hacer ejercicio. Uno de los errores más comunes al practicar actividades físicas durante el invierno es que no se consuma suficiente líquido, lo que podría ocasionar una deshidratación severa considerando la cantidad de líquido que se pierde durante el ejercicio en el sudor.

Opta siempre por el agua natural o algún suero que te permita recuperar la cantidad de sal y minerales que se eliminan en el sudor. Te sugerimos que evites las bebidas gaseosas y los jugos durante el ejercicio y que seas cuidadoso con el consumo de bebidas deportivas, pues su aporte calórico puede superar el recomendado.

En caso de que entrenes en un espacio cerrado hay un factor con el que tienes que ser cuidadoso y es el uso de calentadores ambientales. El riesgo principal de usar calefacción es que genera la sensación de que nuestro cuerpo ya está listo para comenzar a hacer una actividad física moderada e intensa sin una rutina de calentamiento adecuada, aumentando los riesgos de lesionarnos. Te recomendamos que por ningún motivo omitas la fase de calentamiento de tu entrenamiento.

Modificar la dieta también es una medida indispensable para entrenar durante el invierno, pues cuando hace frío nuestro cuerpo presenta mayor gasto calórico para poder conservar el calor. Consulta a un especialista para que te indique qué tipo de régimen alimenticio es el adecuado para ti según tu edad, peso y el tipo de actividades físicas que practiques.

Si vives en una zona en la que las temperaturas lleguen a descender por debajo de los 0°C hay otro tipo de precauciones que debes tener para evitar congelación e hipotermia, te invitamos a que consultes a un especialista para que te explique en qué consisten y te hable de los signos que indican que estás sufriendo de hipotermia o de congelación.

Recuerda que ante cualquier tipo de malestar que presentes debes acudir de inmediato con un médico y que en caso de que las condiciones ambientales sean adversas, lo mejor será ejercitarte bajo techo.