Precaución y seguridad en la piscina

albercasSin importar la época del año, cuando se tiene un piscina en casa es común que esta sea el lugar donde se pasa una gran parte del tiempo libre, ya sea en familia, con los amigos e incluso en soledad, sobre todo porque las actividades que se pueden realizar dentro del agua son diversas y variadas, pero indudablemente el resultado siempre suele ser el mismo: momentos de diversión y relajación.

Pero así como este tipo de instalaciones en una casa pueden resultar un espacio ideal para pasar grandes y muy buenos momentos de diversión y ocio, también es necesario considerar que se puede convertir en un lugar muy peligroso si no se toman en cuenta ciertas precauciones y se establecen medidas de seguridad adecuadas, pues dada su naturaleza es un lugar en el que las personas son más susceptibles a sufrir accidentes.

Sin embargo, esto no debe ser forzosamente así, mucho menos en la actualidad, donde existe una gran cantidad de productos y artículos diseñados de manera específica para su uso cerca, dentro o fuera de estas instalaciones con el objetivo de disminuir y evitar la probabilidad de que ocurra cualquier tipo de percance o accidente en el lugar, además de las diferentes medidas de seguridad que los lugares con estas instalaciones suelen implementar.

Pero en casa esto puede ser más complicado, pues no se tiene personal de seguridad o expertos en este tipo de instalaciones. No obstante, esto no es impedimento para tener un alto nivel de seguridad en casa cuando se cuenta con una construcción de este tipo, ya que la información hoy en día abunda y es relativamente sencilla de conseguir, por lo que conocer y aplicar las medidas de seguridad más básicas es realmente fácil y una tarea que puede garantizar la seguridad de todas las personas que hacen uso de una piscina en casa o en cualquier otro lugar.

Tomar medidas de seguridad cuando se está en una instalación de este tipo es fundamental e imprescindible, pues el más pequeño de los descuidos puede tener como resultado serias y graves consecuencias, en ocasiones incluso fatales.

Pero lo anterior no significa que se deba mirar con temor, miedo o animadversión cualquier tipo de instalación acuática, al contrario, se trata de lugares diseñados y creados para la ejercitación, la diversión y la relajación, pero es importante que cualquier actividad realizada en estos espacios se lleve a cabo con precaución, ya que el agua y la superficie de la construcción implican un cierto nivel de riesgo que se debe considerar para evitarlo y así pasar el momento más agradable posible.

Específicamente, hay tres puntos fundamentales que se deben considerar para garantizar la seguridad de las personas que hacen uso de estas instalaciones, y que suelen ser pasados por alto de manera común, razón por la que a continuación se abordan estos tres puntos con mayor detalle.

Higiene

La higiene es un punto es fundamental en cualquier piscina, pues por la naturaleza de una instalación de este tipo, la falta de higiene puede provocar infecciones, enfermedades y contagios. Por lo tanto, tener los hábitos de higiene adecuados al entrar y dar mantenimiento al lugar es de suma importancia para evitar cualquier tipo de problema o contagio, desde simples infecciones por hongos, hasta padecimientos más serios.

Como principales medidas de higiene en estos lugares están el uso de calzado adecuado (sandalias) para el desplazamiento por el lugar y sus zonas cercanas, siempre tomar un baño después de salir del agua para eliminar cualquier residuo de los productos de limpieza utilizados en el lugar además de cualquier posible agente externo, impureza o patógeno presente en el agua.

Juegos

Al tratarse de un espacio que puede ser considerado como sinónimo de diversión, es común realizar diferentes tipos de actividades y juegos en el agua, pero es de suma importancia mantener siempre un nivel adecuado de seguridad.

Es común que la gente guste de realizar actividades divertidas y graciosas como saltar, tirar clavados, realizar competencias e incluso bromas en el agua, lo cual no está prohibido, pero se debe tener cuidado para que dichas actividades no se tornen peligrosas.

Básicamente, es necesario conocer la profundidad del lugar para evitar golpes o problemas al dar saltos o clavados, tener cuidado con las superficies lisas y mojadas para evitar caídas.

Por lo que se recomienda utilizar siempre sandalias fuera del agua, evitar incluir en juegos bruscos a personas con problemas cardíacos o respiratorios y siempre realizar cualquier actividad dentro de la piscina con precaución y plena consciencia del acto.

Temperatura

Los cambios bruscos de temperatura pueden hacer que el cuerpo sea vulnerable a ciertos agentes patógenos, por lo que siempre es recomendable verificar la temperatura del agua antes de entrar a ella para evitar que el cuerpo resienta el cambio.

Para esto se puede adquirir algún regulador de temperatura que mantenga el agua en las condiciones ideales para que las personas se sumerjan sin inconvenientes y sin que sus cuerpos lo resientan. En caso de no contar con un equipo de este tipo, es recomendable sumergirse poco a poco en el agua, empezando por los pies e ir subiendo hacia las piernas, la cadera, el torso y finalmente la cabeza.

Esto es importante ya que un cambio brusco de temperatura, además de vulnerar el cuerpo, puede afectar en otras formas como producir y provocar un desequilibrio térmico al interior del cuerpo, lo cual puede provocar problemas diversos que varían de persona a persona.

Aunque puede parecer algo bastante obvio, es común que las personas que cuentan con una piscina en casa o que acuden a parques, hoteles o lugares que cuentan con una, olviden estos tres puntos básicos de seguridad, lo que puede tener como consecuencia algún efecto negativo y desagradable para ellas.

Razón por la que resulta de gran importancia reiterar cuantas veces sea necesario este tipo de consejos y recomendaciones para evitar cualquier percance y así disfrutar de un agradable momento en el agua con familia o amigos.