Plagas y enfermedades comunes que afectan a la planta Anthurium

HumidificadoresControl de humedad y otros cuidados para alargar la vida de nuestras plantas.

En el artículo anterior: “Cómo cultivar y hacer crecer una planta Anthurium” observamos cómo hacer la correcta cultivación de dicha planta, con todos los cuidados y consideraciones que eso implica, anteponiendo siempre factores preponderantes como la óptima humidificación y temperatura que deben de tener. Asimismo hablamos de sus características y el cómo beneficia adquirir una planta como esta para nuestra sala o jardín.

Cuando se consolida el crecimiento de nuestro cultivo, hace que realmente valga la pena el proceso por el que tuvo que pasar. Sin embargo la realidad es la aparición de plagas en plena cosecha o aún en la pos cosecha, las atenciones no deben de disminuir, y más cuando cualquier clase de planta tiene amenazas que podría afectar su vida o el crecimiento de sus frutos.

Existen ciertas plagas y enfermedades que ponen en riesgo el tallo y hojas de cualquier tipo de planta, y atacan de forma indiscriminada a las mismas, ocasionando un acelerado deterioro en sus células, haciéndolas marchitar o adoptar un aspecto que no es agradable para el elemento decorativo. Por ello es necesario ponernos cuidadosos y cuidar de factores como humedad, luz, temperatura y fertilización.

Como ya hemos mencionado, la anthurium responde a ciertos factores para que se mantenga en óptimas condiciones. Sin embargo una sobresaturación podría resultar un inconveniente. Por ejemplo:

Control erróneo de humedad. Si empezamos a notar que las hojas empiezan a parecer marchitas y con un color amarillento inusual, entonces es muy probable que se deba a que no hay un control adecuado en cuanto a su nivel de humedad y riego, es decir, puede que el agua en toda la estructura de la planta sea insuficiente, por lo que habría que proporcionar el rocío que precisa, con riego e incluso con uso de humidificadores que sirvan para humedecer las hojas, tallo y frutos.

Ahora, también es cierto que podría resultar lo contrario, que la anthurium pueda sufrir tal condición por el exceso de riego; que sea una planta que responda de forma excelente a los ambientes extremos de calor y humedad, no significa que sea inmune a los deterioros inherentes por el aumento excesivo de saturación. Sabiendo eso, es necesario que no se sobre sature, y los controles de humidificación o hasta los deshumidificantes podrían servir a tal propósito.

Desarrollo inadecuado de frutos. Si los frutos no crecen o no se desarrollan como nosotros quisiéramos, el problema medular es la falta de abono, por ello, es trascendental revisar esa parte y mantenerlo bien vigilado.

Manchas en el reverso de la superficie de las hojas. Lo que comúnmente provocan dichas manchas, es la denominada cochinilla algodonosa, plaga que se aferra a la superficie de la anthurium y otro tipo de vegetación; se caracterizan por poseer una especie de coraza que pareciera protegerles de amenazas, sin embargo se pueden remover con relativa facilidad, dependiendo del tamaño de la anthurium y si está en maceta o al aire libre.

Si la planta es pequeña o mediana y está en maceta, no hay que complicarse demasiado y con solo usar un pedazo de algodón o hisopo, vertidos con alcohol, podría ser más que suficiente para la adecuada remoción de la plaga. Por otro lado, si la anthurium es grande y con maceta, entonces lo mejor será emplear una mezcla de jabón neutro con agua, la cual se tendrá que aplicar por medio de una esponja suave y a través de frotamiento delicado.

Posteriormente solo hay que tener mucho cuidado de remover todo el jabón. Igualmente si la planta está al aire libre, se puede optar por la aplicación de químicos adecuados, incluso, se podría ejecutar dicha acción antes de que aparezca la plaga, atacando de manera eficaz a las larvas, así se evitará que la enfermedad avance significativamente.

Otra plaga son los áfidos, pertenecientes a los fitopatógenos del Sternorrhyncha, que precisamente se alimentan de cualquier clase de planta, y por supuesto la anthurium no podría ser la excepción. Estos animalillos se posan directamente sobre el tallo y hojas; solamente pueden ser erradicados por completo con el uso de químicos especiales, que se pueden adquirir en viveros.

Si se tienen todos los cuidados durante y después de la cosecha, entonces podremos estar seguros de que nuestra anthurium tendrá una sana y prolongada vida en nuestro hogar.