Piscina ecológica: una alternativa natural

PiscinaUna de las principales preocupaciones de las personas que cuentan o desean construir una piscina en su casa es no estar en contacto frecuente con los diferentes productos químicos y tóxicos que se utilizan de manera común para el mantenimiento y limpieza de este tipo de instalaciones. Ante esto la alternativa más reciente que ha surgido como respuesta a este inconveniente son las piscinas ecológicas.

Esta alternativa ecológica tiene un funcionamiento que está basado en la capacidad de filtración que tienen diferentes tipos de plantas y algunos filtros naturales diseñados con grava y arena.

Es decir, se trata de la construcción, o excavación, de un estanque tradicional, pero en vez de realizar el acabado con azulejo, mármol o cualquier otro material típico que se utiliza en estas instalaciones, las paredes y piso se recubren con un acabado rústico hecho con una mezcla de arena y grava, lo que permite la filtración del agua y la aparición de plantas y animales que ayudan en el proceso.

Los elementos que forman parte de este tipo de instalación dependen de los requerimientos, gustos y necesidades del usuario, tanto naturales como tecnológicas, pero también dependen de las cualidades naturales y climáticas del lugar, aunque las plantas y filtros siempre deben estar presentes.

Básicamente, este tipo de instalación se asemeja en gran medida a los estanques con ranas, renacuajos y pequeños peces en los que muchas personas gustaban bañarse y jugar durante su infancia.

Uno de los motivos por los que quizás esta nueva alternativa de piscina seduce a tantas personas en la actualidad, además de la tendencia actual de la arquitectura y de un gran número de habitantes por una forma de vida con elementos más naturales y ecológicos que protejan al medio ambiente, pero que sigan ofreciendo lujo y recreación.

La construcción de este tipo de instalaciones es relativamente reciente, aunque en algunos países europeos como Alemania, Austria e Inglaterra, comenzaron a diseñarse y utilizarse desde hace alrededor de 15 años e incluso ya existen empresas constructoras especializadas en este tipo de elementos naturales.

Tan especializadas que utilizan sistemas, técnicas y equipos ya patentados para la construcción de este tipo de estanques en casas, incluso conjuntos residenciales y hasta en hoteles que buscan ofrecer nuevas opciones a sus clientes.

Por su parte en México la construcción de este tipo de instalaciones aún es muy esporádica, por lo que los ejemplos de piscinas ecológicas en el país son mínimos, sin embargo, así como la tendencia a nivel mundial por este tipo de instalaciones naturales y ecológicas está creciendo rápidamente, se espera que en poco tiempo comience a ser más común la construcción de este tipo de estanques en todo México.

Cabe mencionar que existen diferentes tipos de piscinas ecológicas, cada uno con características y detalles específicos, sobre todo en lo que a su técnica de construcción se refiere y a los materiales o elementos que se utilizan para ello.

Pero el mecanismo básico de funcionamiento es el mismo en todos los casos: se utilizan plantas acuáticas porque estas aceleran el crecimiento de diferentes microorganismos cuya función es la de eliminar gérmenes y bacterias presentes en el agua, por lo que mantienen el estanque lo suficientemente limpio para su uso y en un estado natural.

Asimismo, este tipo de piscina cuenta con un área llamada de regeneración donde se estanca una parte del agua y esta se calienta utilizando la radiación del sol, una vez que el agua está caliente se filtra hacia el estanque donde se encuentran la personas, de manera que siempre se tiene un suministro de agua a una temperatura agradable sin la necesidad de utilizar calentadores o sistemas eléctricos o de gas.

En pocas palabras, el sistema que este tipo de instalaciones ecológicas utilizan está basado en los principios básicos del curso natural del agua en pequeños lagos, lagunas, riberas o saltos de agua en entornos naturales.

Por supuesto, como sucede con la mayoría de nuevas técnicas, instalaciones o equipos, sobre todo con fines ecológicos, para poder realizar una construcción de este tipo es necesario llevar a cabo un estudio de las condiciones y características del lugar.

Principalmente las condiciones climatológicas, el tipo de decantación y filtración presentes en el lugar, el tipo de plantas acuáticas disponibles y que se pueden agregar a la instalación, si es conveniente agregar peces, ranas u otros animales y otros factores naturales de suma importancia.

Una vez finalizado el proyecto, una de las grandes ventajas que esta opción ofrece es que su mantenimiento es mínimo. Como se ha mencionado, debido a la presencia de microorganismos que eliminan gérmenes, bacterias y agentes infecciosos del agua, no es necesario utilizar productos químicos para la limpieza o desinfección del estanque, a diferencia de una piscina convencional.

Algunas empresas especializadas incluso ya ofrecen sistemas de limpieza automática que se activan tres o cuatro veces al año únicamente para dar mantenimiento general a la instalación, por lo que tener en perfecto estado este tipo de instalación es sumamente sencillo, práctico y económico.

Los únicos tipos de elementos no naturales o tecnológicos imprescindibles para la construcción de piscinas ecológicas son las tuberías, algunas bombas para la circulación del agua, sobre todo en lugares donde las condiciones naturales no favorecen su circulación, calentadores solares y en casos muy particulares filtros de agua. El resto de la instalación y el sistema es completamente natural.

Es necesario mencionar que esta alternativa ecológica está conformada por dos estanques: el estanque secundario, que es una especie de fosa en la que todas las impurezas del agua se dirigen, donde se sedimenta la suciedad, donde las plantas filtran el agua y eliminan los elementos indeseados y donde los animales también hacen su trabajo de limpieza.

El estanque primario es el que utilizan las personas, con agua limpia, filtrada y purificada, sin plantas ni animales. Ambos estanques están conectados por medio de una tubería que sirve como desagüe del estanque primario hacia el secundario.

En resumen, este tipo de piscina es una construcción que se asemeja bastante a un lago natural que permite al usuario estar en contacto con la naturaleza y tener una instalación acuática ecológica en su hogar.

Sin embargo, el contacto directo con los animales y plantas utilizados como parte del sistema de funcionamiento de esta instalación no es necesario, pues estos organismos se encuentran en el estanque secundario, mas no en el principal.

Finalmente, lo más importante es que un experto lleve a cabo el estudio, diseño y construcción de una instalación de este tipo para que su funcionamiento, localización y sistemas sean los adecuados y así satisfaga las necesidades del usuario.