Los nebulizadores y su uso en el consumo de medicamentos

nebulizador-tipo-colganteLos nebulizadores son dispositivos electrónicos que tienen la función de transformar un líquido, por lo general agua, en pequeñas gotas con una densidad sumamente baja que hace a estas partículas capaces de flotar en el aire, creando una fina niebla en el entorno, fenómeno conocido como nebulización.

Algunos usuarios llaman vapor a esta niebla producida por el equipo, sin embargo, es menester indicar que no se trata de vapor, ya que el mecanismo de acción que utiliza este tipo de equipos para llevar a cabo su función es empujar el líquido contenido. a través de una cavidad muy pequeña lo que implica reducir considerablemente el tamaño de las partículas y su densidad, por lo cual lo que se libera no es vapor sino microgotas o micropartículas del líquido.

Por lo anterior, un dispositivo especializado en la nebulización de líquidos es sugerido por médicos y utilizado con frecuencia en habitaciones y hogares en los que hay pacientes con asma, enfermedades respiratorias, EPOC o cualquier otro tipo de enfermedad pulmonar, ya que este tipo de aparatos ofrecen una gran ayuda a este tipo de pacientes, pues facilita la respiración y absorción de líquidos en su forma más fina.

Pero no solo se trata de agua, pues aunque este líquido vital es el que más se utiliza en este tipo de equipos, algunos tratamientos médicos para enfermedades respiratorias implican medicinas líquidas que deben ser inhaladas, pero para ello requieren pasar por un proceso de nebulización para tener partículas más finas y fáciles de inhalar para el paciente.

En consecuencia, para tomar este tipo de medicamentos, el uso de nebulizadores es imprescindible, pues estas pequeñas máquinas son las únicas capaces de realizar el proceso y facilitar la inhalación del medicamento.

Sin embargo, es común que el médico únicamente recete el medicamento e indique que se debe utilizar este tipo de dispositivo para su consumo, pero las indicaciones que ofrece son muy generales, lo que puede implicar que el uso y activación del aparato no sean precisamente los más adecuados.

Por lo tanto es necesario conocer y seguir algunas consideraciones generales para poder hacer uso de este tipo de máquinas de la mejor forma y obtener el mejor resultado posible y así garantizar una mejora en la salud del paciente.

En general, para tomar un medicamento nebulizado basta con activar la pequeña máquina, esperar a que se lleve a cabo el proceso de nebulización y entonces comenzar a inhalar las partículas o gotas a través de una pequeña boquilla que se conecta al dispositivo.

El efecto esperado es que las microgotas de medicamento ingresen a los pulmones del paciente a medida que este realiza inhalaciones lentas y profundas durante el tiempo que el médico indica, por lo general de 10 a 15 minutos, un procedimiento que resulta sencillo e incluso agradable para el paciente, su garganta y pulmones.

Cabe mencionar que no siempre es necesario hacer uso de este tipo de equipos para el consumo de medicamentos para enfermedades respiratorias, pues hay personas que padecen asma y a quienes no se les receta medicamentos líquidos nebulizados sino el típico inhalador que la mayoría de personas utilizan.

No obstante, hay casos particulares cuyas condiciones, según la evaluación realizada por el médico, requieren de otro tipo de tratamiento y por ello se elige el uso de un nebulizador, pues esta alternativa suele ser bastante más eficaz ya que la distribución del medicamento en su forma nebulizada requiere mucho menos esfuerzo por parte del paciente.

La mayoría de los nebulizadores que el mercado ofrece son pequeños, por lo cual resultan sumamente fáciles de utilizar y transportar, además de funcionar mediante compresores de aire, aunque hay ciertos tipos de equipos con mayores implementaciones tecnológicas.

Como el nebulizador ultrasónico, el cual hace uso de vibraciones sónicas para adelgazar las partículas del líquido, procedimiento que suele ser más rápido y sumamente silencioso, aunque el costo de este tipo de dispositivos es más alto al de equipos tradicionales.

Sea cual sea el tipo de equipo que se adquiere, el tipo de líquido que se desea nebulizar y las razones por las que se requiere hacer uso de este tipo de dispositivo, hay algunas consideraciones generales a seguir para poder utilizar de la mejor manera este tipo de aparatos.

Limpieza. Es absolutamente necesario realizar una limpieza frecuente y regular del equipo para que su funcionamiento sea el óptimo siempre y para evitar la aparición de hongos, moho y bacterias que pueden perjudicar al usuario del equipo.

Asimismo, es fundamental, tomar las medidas de higiene general adecuadas como lavarse las manos, utilizar agua limpia, desinfectada y hervida y dar el mantenimiento general correcto al equipo.

Seguir instrucciones del fabricante. Los nebulizadores pueden tener funciones, opciones y configuraciones diferentes según el fabricante, por lo cual es necesario leer y conocer las indicaciones que se dan en el instructivo para poder hacer uso del dispositivo de la mejor manera posible.

Seguir las instrucciones del médico. Este punto se refiere específicamente a utilizar la cantidad de medicamento indicada por el médico, conectar adecuadamente las boquillas y manguera, verificar que el equipo selle de forma hermética para evitar derrames y colocar de forma firme la boquilla en la boca del paciente para que las partículas ingresen por completo a los pulmones y se obtenga el resultado deseado.

Respirar por la boca. Es fundamental que el usuario realice las inhalaciones de forma correcta a través de su boca durante el tiempo indicado por el médico para poder aspirar la cantidad suficiente de medicamento. En algunos casos incluso se recomienda utilizar una pinza para evitar que se inhale por la nariz.

Encender la máquina únicamente cuando se utiliza. Para mantener en el mejor estado posible este tipo de dispositivos es necesario darle un uso adecuado, lo cual implica mantenerlo encendido solo cuando es necesario y apagarlo cuando ha concluido su uso.

Finalmente, como siempre, la última consideración que se debe tener es adquirir un equipo con un proveedor de prestigio, calidad y con un catálogo amplio de nebulizadores para poder elegir el mejor equipo posible según las necesidades particulares del usuario y para ello la mejor alternativa es H2O TEK, la empresa líder en el mercado del agua caliente y el control de la humedad en México.