LOS CALEFACTORES PORTÁTILES

Calefaccion-h2otekEn los últimos años, las consecuencias de la explotación desmedida de los recursos naturales y la contaminación por la liberación de gases tóxicos en la atmósfera, se han visto reflejadas en el cambio climático. Hoy en día es muy común que haya variaciones extremas en la temperatura y que el tipo de clima de algunas regiones se haya modificado por completo, por lo que ahora donde hacía calor durante el verano, llueve y hace frío. Con estos cambios, en las temporadas cuando se acostumbraba encender un ventilador o el aire acondicionado para refrescar el ambiente ahora es incluso necesario llegar a recurrir a algún equipo de calefacción para hacer la temperatura del interior más agradable.

Mantener una temperatura agradable en los espacios interiores no sólo es cuestión de comodidad, sino también de seguridad y salud, pues como es bien sabido, las variaciones bruscas en la temperatura y específicamente, una temperatura muy baja, puede llegar a favorecer el desarrollo de enfermedades respiratorias y ser el detonante de síntomas de padecimientos de otra índole. Es por esta razón que se recomienda que tanto en residencias como en oficinas, escuelas, comercios y espacios de entretenimiento cerrados, se cuente con sistemas que permitan regular la temperatura del lugar, minimizando de esta manera el impacto negativo que pueda tener sobre la salud de las personas, animales e incluso el daño que podría causar en la arquitectura y mobiliario.

Instalar un sistema de calefacción y de ventilación o aire acondicionado representa una fuerte inversión, y en muchos casos no resulta del todo funcional, ya sea por las modificaciones que se deben hacer a la construcción, por la energía que gastan los equipos para operar o porque simplemente no se le dará un uso recurrente al sistema. Para estos casos existen equipos que funcionan de manera individual y son portátiles, para que puedan ubicarse en las habitaciones donde sea necesario elevar la temperatura.

Específicamente hablando de las temperaturas bajas que se experimentan al interior de una casa u oficina, es común que independientemente de la temperatura exterior existan zonas particularmente frías. Son diversos los factores que influyen en que una habitación sea cálida o fría, desde los materiales con que se construyeron las paredes, hasta la orientación del edificio y la cantidad de luz que le llega durante el día. También la ventilación natural, es decir, si hay ventanas o ventanales, el tipo de puertas y si hay corrientes de aire influyen. Puede que toda la casa se caracterice por mantener una temperatura agradable durante todo el año, a excepción de una habitación, de algún rincón o bien, de un sitio muy específico como debajo de los escritorios o cerca de las camas.

Para estos casos un calefactor portátil es la mejor alternativa para regular la temperatura del lugar, pues permite dar calor a zonas que resultan particularmente frías dentro de un edificio. Los calefactores portátiles son fáciles de transportar pues su tamaño es reducido, además hacen poco ruido, son sencillos de usar y están disponibles en una gran variedad de diseños y tipo de energía que utilizan. Los calefactores portátiles más comunes son los que se fabrican en cerámica, que funcionan con electricidad y que tienen una forma rectangular, como una caja alargada, pero también hay otros diseños, como los tipo torre o incluso aquellos que simulan pequeñas chimeneas para dar un toque de elegancia y estilo único al espacio en el que se instalen.

Sabemos que año con año circulan cientos de noticias sobre accidentes ocasionados por el uso de calefacción durante las temporadas más frías y este puede ser un factor que desmotive a muchas personas para adquirir uno, sin embargo, la principal causa por la que se den percances que en ocasiones resultan fatales, es el mal uso que se le da al calefactor. Antes que nada, al momento de adquirir un calefactor portátil nos tenemos que asegurar de que sea un equipo nuevo y certificado por el cumplimiento de las normas de seguridad, que cuente con un termostato para regular la temperatura y con un interruptor automático que se encargue de apagar el equipo si se sobrecalienta.

Para comenzar a usar el calefactor no debemos olvidarnos de leer las instrucciones del fabricante y tener precauciones especiales para elegir su ubicación. El calefactor siempre deberá colocarse sobre una superficie regular; te recomendamos que evites ponerlo sobre muebles, alfombras, repisas o cualquier lugar donde no cuente con la estabilidad necesaria y corra el riesgo de caer. De la misma manera es importante ponerlo en un lugar alejado de las zonas de tránsito continuo y al menos a un metro de distancia con muebles, cortinas y objetos inflamables. Con ayuda del termostato elige la temperatura que desees y no dejes el calefactor sin supervisión, esto incluye apagarlo al momento de dormir y cuando se haga la limpieza de la habitación donde se encuentre. Si notas algo extraño en su funcionamiento apágalo y llama a un especialista para que lo revise y en caso de ser necesario lo repare.

Te recomendamos que mantengas el equipo de calefacción lejos de niños pequeños y fuera del alcance de mascotas, ya que el contacto directo con el aparato puede ocasionar shock eléctrico y quemaduras. También recuerda limpiarlo con regularidad para que no acumule polvo, insectos o pelusas. No conectes el equipo en adaptadores multicontacto ni utilices extensiones, esto para evitar sobrecargas eléctricas.

En H2OTEK tenemos los mejores equipos de calefacción portátil, te invitamos a visitar nuestro catálogo de productos en línea donde encontrarás el que se adapte mejor a tus necesidades. Si tienes alguna duda sobre nuestros productos y servicios no dudes en contactarnos, con gusto responderemos todas tus preguntas y te daremos la asesoría que necesitas para realizar tu compra.