Los 3 tipos de deshumidificadores más usados en casas y edificios

HUMIDIFICADORESDeshumidificar un ambiente se vuelve trascendental en nuestras vidas cuando el exceso de humedad ya pasa a ser un inconveniente, sobre todo en los veranos lluviosos o cuando se acerca el invierno; la función de un deshumidificador se vuelve una necesidad para cualquier época del año.

La saturación excesiva en nuestra casa u oficina provoca una cadena de problemas, aparición de moho, manchas indeseables en las paredes, que a su vez afectan algunos materiales de nuestro entorno, como metal, madera, entre otros. Lo más crítico es cuando esto nos lleva a una serie de enfermedades por la aspiración del hongo generado, lo que nos puede ocasionar indeseables alergias, o enfermedades respiratorias más comunes y recurrentes.

Para evitar eso, es normal que se instalen deshumidificadores para contrarrestar la humedad, pero también estaría excelente saber un poco más acerca de las técnicas o métodos de deshumidificación, ya que hay varias opciones.

Deshumidificar por condensación

Del primer método que hablaremos será el de deshumidificar por medio de la condensación. Por lo regular este proceso necesita de bandeja de goteo, condensador, evaporador, depósito de agua, filtro, aire húmedo, ventilador y aire seco y caliente. Se podría decir que es uno de los tipos de deshumidificación más eficientes en cuanto a funcionamiento y ahorro energético.

Éste absorbe la saturación del aire por medio del enfriamiento por abajo del punto de rocío, es decir una vez absorbido el aire, éste será de 3 a 8 grados Celsius menor que el aire de la temperatura ambiente.

El objetivo de este tipo de dispositivos es reducir la humedad excesiva que impera en el ambiente a tal grado de desprender por completo cualquier indicio de saturación o agua en los muros o techos de un área específica; habrá buenos resultados dependiendo del tiempo que se le asigne en su funcionamiento, además de la correcta colocación o instalación del aparato claro está.

Asimismo su rendimiento está relacionado con los niveles de saturación atmosférica y temperaturas del medio ambiente con respecto a la calidad del deshumidificador mismo.

Deshumidificar por filtración

Un aparato que funcione por el método de absorción, tiene los mismos elementos que el antes mencionado, como filtros y ventilador, sin embargo lo que lo diferencia en ese aspecto, es que el deshumidificante cuenta radiador, aire caliente de regeneración y aire húmedo de regeneración, rotor, propulsor, carcasa y demás elementos.

Este dispositivo funciona mediante la higroscopia, es decir, sus accesorios higroscópicos son los que van a absorber la humedad y a través del rotor o el tambor rotativo es como se obtendrá el aire seco, ya que procesará el aire húmedo y posteriormente lo regenerará en aire sin humedad. Una gran ventaja de este tipo de desecación, es que puede secar el aire cuando las temperaturas están por debajo de los cero grados Celsius.

Deshumidificar por calefacción y aireación.

El tercer método de desecación es por la ventilación y calentamiento. Esta opción entre las tres resulta la menos eficiente, ya que los gastos de energía eléctrica repercuten de manera importante en la economía propia, más aún cuando se trabaja con muy altas temperaturas.

Su proceso consta de aumentar la temperatura del aire en un área determinada, así como su ventilación y como se mencionó anteriormente, su eficacia va muy ligada a las temperaturas que imperan en el exterior y la del interior mismo.

Este dispositivo encuentra su mejor rendimiento en los meses invernales, caso contrario cuando se está en épocas calurosas. Una cosa muy importante, es considerar hacer la deshumidificación cuando la temperatura no pase el límite de los 35 grados Celsius en el interior.

De lo contrario se podrían crear grietas considerables en las paredes, lo que los llevaría a un pronto deterioro, a eso si le sumamos una pobre ventilación hará que las zonas más secas de techos y muros absorban con relativa facilidad el vapor de agua.

Esos son los tres tipos de deshumidificantes y métodos de desecación más comunes, cada uno tiene sus pros y contras, pero lo importante es encontrar el que más se adecúe a las necesidades reales de cada quién, y se recomienda acercarse a los expertos en el tema.