La piscina de cristal ideal para mi casa

piscina

Opciones de instalación y diseño

No cabe duda que la creatividad del ser humano en cuanto al diseño de cualquier cosa parece no tener límite, y es que parece que cuando lo hemos visto todo en cuanto a piscinas, se marca una nueva tendencia en albercas de cristal; tan solo hay que ver un ejemplo del mismo en el edificio Market Square Tower, desde un piso 42, pudiéndose ver el fondo del mismo, un lugar no apto para los que tienen fobia a las alturas.

Ahora, no es necesario que una pileta como tal esté en las alturas, pero lo que sí se puede hacer es adaptar un diseño de cristal similar en nuestro jardín o patio, y contrario a lo que se piensa, una alberca de este tipo puede adoptar cualquier forma y sin complicaciones, de encontrar al profesional adecuado en el rubro.

Una ventaja muy obvia de las de cristal es la apariencia estética, es decir, un elemento así es muy hermoso por donde se le vea, donde adultos y niños se divertirán a lo grande, además de que se le pueden incluir ciertos detalles que las harían ver aún más elegantes, dependiendo del gusto de las personas interesadas.

En las temporadas de calor dan un aspecto de más frescura, por la transparencia otorgada, además de que visualmente se ven más limpias, ¿te imaginas si a tu proyecto le añades una especie de cascada artificial? Es algo que en definitiva no pasaría desapercibido por tus invitados.

Este tipo de material es muy maleable, por lo que se le puede dar la forma que se desee y adaptarla a cualquier parte del hogar, tanto así que hay gente que se atreve a ubicar su piscina de cristal en el primer piso de su casa, para que el área de la planta baja que esté justo por debajo, se vea de manera magnífica, como si de un acuario se tratase.

El profesional encargado de este proyecto ambicioso debe ser capaz de encontrar el espesor adecuado del vidrio, además de la resistencia del mismo claro está, ya que obviamente debe soportar ciertas presiones y otros factores. No es preponderante que la alberca sea de cristal en su totalidad, de hecho este mismo material puede ser solo una adaptación de una pileta hecha de cemento o fibra de vidrio, todo dependerá del tipo de proyecto y las condiciones del lugar donde se quiera ejecutar el mismo.

Expertos aseguran que una pileta de cristal que mida 3 por 6 metros cuadrados, debe tener una profundidad de un metro a un metro con sesenta centímetros aproximadamente. En cuanto al color y tono del agua, deberá empatar con el tono del cristal transparente, con la iluminación correcta.

Las formas que pueden adoptar las piletas pueden ser en L, que es una forma que ayudará a integrase o embonar perfectamente con las medidas o entorno de la terraza o jardín, así se podrá lograr un efecto de integración bastante estético.

Por lo regular, colocar las escaleras en el lado transparente de la pared logra una estética satisfactoria, cuyos bordes redondeados o rectos se verán igual de bien, otorgando una escena digna de película. Asimismo es posible que el terreno de tu casa o departamento impida instalar la piscina en la terraza o jardín por cuestión de espacio, por lo que una opción sería empotrar tal proyecto en la misma tierra, y aquí las posibilidades son aún mayores porque podría mezclarse el vidrio con otro tipo de materiales como el hormigón, estructuras metálicas u otros elementos.

La forma básica rectangular da un aspecto minimalista a la alberca de cristal, muchas veces sin ponerle otra clase de adornos, porque lo que más quieren es que ese espacio acuático se combine lo más posible con el terreno natural. Asimismo la madera es una opción estética muy viable, ya que al añadirlo, le dará un aspecto muy elegante a dicho espacio. A decir verdad se pueden encontrar y hasta idear muchas maneras para instalar una piscina de cristal, el único límite es la imaginación de nosotros.