La importancia del humidificador en el cuidado de las plantas

humidificadoresLas plantas son excelentes elementos de decoración hogareña, pero sus funciones van más allá de la belleza que proveen a un cierto lugar. Una planta sana ofrece una renovación de aire en un ambiente cerrado, por medio de la fotosíntesis (proceso en el que el dióxido de carbono capturado se convierte en oxígeno para posteriormente ser arrojado fuera de la planta).

La humedad ambiental ideal para las plantas es de entre un 20% a 60%, es un factor algo difícil de controlar. Por eso es una gran opción recurrir a un humidificador de gran calidad que cuente con un eficiente control de humedad, que se pueda modificar de acuerdo a los gustos y necesidades de las plantas y las personas. Es importante contar un dispositivo de humidificación ya que es la mejor alternativa para incrementar la humedad faltante en un espacio interior, de manera automática y sencilla. Actualmente en el mercado se pueden adquirir estos instrumentos de humidificación para un invernadero o el interior de una casa.

Enfermedades de una planta debido a una pobre humedad

humidificadoresLos síntomas que sufre una planta a causa de una pobre humedad es el repentino aparecer de ciertos tipos de plagas como los ácaros; ocurre un oscurecimiento en el borde final de las hojas y el contorno de las mismas se torna de un color amarillento para finalmente ir cayendo lentamente, el capullo o brote también se seca y cae. Las plantas que requieren un ambiente húmedo son un poco más complicadas de cuidar que las plantas que soportan entornos más secos; estas plantas sensibles requieren de una mejor transpiración.

Por ejemplo, las azaleas, violetas africanas y guzmanias demandan un clima húmedo y riego constante de agua; por la naturaleza delicada de éstas y otras especies, es recomendable que se les pase un trapo húmedo de manera continua y perseverante, esto para mantener a la planta fresca y al mismo tiempo limpiarla de cualquier impureza que se pudiera presentar en sus hojas. También hay que estar conscientes de que existen especies de plantas que no requieren tanto riego como las gardenias, pero sí es obligatorio mantenerlas con tierra y ambiente húmedo.

Es importante recalcar que el invierno es un gran enemigo, y se debe esencialmente a que nosotros mismos nos vemos obligados a prender la calefacción artificial para mantenernos calientes, por eso es que las plantas sufren una resequedad aún más intensa, provocando una caída en las hojas y un deterioro en los pétalos de las flores, obligándolas a morir; por eso es primordial recurrir a un aparato de humidificación artificial, que mantenga un ambiente vaporoso satisfactorio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *