Humedad y temperatura ideal en el proceso de horticultura en interiores

humidificadorCómo cultivar plantas en nuestra casa:

En la actualidad las personas cada vez más buscan el cultivar sus propias plantas, frutos o alimentos desde la comodidad de su hogar.

A veces ya no puede ser suficiente lo que se oferta en tiendas de conveniencia de grandes cadenas, por la forma transgénica en que presentan las hortalizas, definitivamente no tienen el mismo sabor que lo presentado en mercados locales o los mismos que se generan de forma casera.

Aquí lo primordial es entender cómo nosotros mismos podemos establecer un área especial en nuestra casa, para el óptimo crecimiento de los cultivos utilizando los adecuados fertilizantes, temperaturas y control de humedad.

Por ello es de suma importancia medir la zona donde se ubicarán las plantas. Lo primero es disponer de equipos de iluminación, su potencia se basará en cada metro cuadrado disponible en la habitación.

Se aconseja que por cada metro cuadrado se cuente con un equipo de 400 watts o hasta 600 watts dependiendo de lo que se requiera. Hay que saber que para que la vegetación crezca robusta y reluciente, el factor luz es esencial.

También es cierto que la iluminación provoca un calor en el área cerrada, lo que significa que el aire interior necesita ser renovada constantemente, para que alcance una temperatura de enfriamiento adecuada en esta situación. Para ello, lo recomendable es la instalación de extractores, uno que sea de entrada y otro que sea de salida.

Asimismo si se cuenta con ventilación natural se podría utilizar, pero en estos casos no será suficiente, lo mejor es contar con dispositivos de aireación mecánicos para que auxilien en el propósito y los aparatos de extracción son funcionales para proveer aire frío. Un punto importante es colocar dichos dispositivos en la parte de arriba de la iluminación, donde se suele acumular las altas temperaturas.

No solo la temperatura es trascendental para que se desarrollen y florezcan nuestros cultivos de gran manera, también la humedad es un elemento importante a considerar. Ambas deben ser constantes y uniformes en toda el área, para ello se pueden utilizar pequeños ventiladores o ventilación natural.

La humidificación al principio del cultivo tiene que ser muy alto, empezar por lo menos con un 80% de humedad, posteriormente se puede ir disminuyendo hasta un 40%, cuando ya se esté en la última etapa de florecimiento.

Un humidificador que contenga algún higrostato puede ser muy útil para las plantas, así se regulará la necesidad de humedad dependiendo de las fases de crecimiento. La saturación y temperatura ideales son lo mejor para los cultivos, de esa forma nos aseguraremos de que crezcan sin tensión o ansiedad.

Es trascendental que durante el crecimiento podamos ofrecer a la floración 18 horas de iluminación y 6 horas de penumbra; cuando hayan florecido, tendremos que dar 12 horas de iluminación y 12 horas de sombra.

Debido a la naturaleza del florecimiento a través de fotoperiodos, las plantas precisan de estos dos extremos, cuando necesite de oscuridad, no se debe filtrar rayo de luz alguna, porque afecta su proceso.

Es aconsejable en un inicio cultivar en tierra por el ahorro sustancial de costos, y de ahí poder ir aprendiendo de los errores comunes que se pueden suscitar. Un error muy común es tratar de regar con agua demás a las plantas, cuando no lo necesita o es más, puede perjudicar a las mismas.

Al usar el humidificador o el nebulizador en la fase inicial, obviamente no será necesario tanto riego, por lo que el sustrato se puede mantener sin agua superficial por un tiempo más prolongado.

Hacer eso hará crecer a la vegetación con más fuerza en busca del líquido vital, entonces cuando el sustrato se haya secado, entonces recomenzamos el riego; es fundamental que dicho sustrato sea de calidad en cuanto a la retención del líquido.

La fertilización también es importante y se puede usar de dos tipos, orgánico o mineral, siendo el primero un poco más caro, pero con considerables ventajas, ya que al finalizar el proceso de crecimiento de la vegetación, los frutos o vegetales resultarán con un sabor más agradable, más natural.

Si se desea cultivar en forma de hidroponía, entonces habrá que considerar las características que ofrecen algunos fertilizantes para tal método de cultivo. El ph de las plantas es amigable en cuanto al rango que pueden recibir los nutrientes de los orgánicos, que van desde los 5.0 hasta los 6.5. Poner fertilizante de más podría conllevar un deterioro importante en las plantas.