Humedad y temperatura ideal en el dormitorio para lograr un sueño reparador realmente

HumidificadorLa importancia de dormir bien

Dormir y descansar de manera correcta es algo que es inherente en el ser humano, no solo es el simple placer de tener un sueño placentero, también implica todo un proceso cerebral. Un instituto del sueño con sede en Virginia, EE.UU., ha publicado un estudio que determina las horas de sueño ideal por rango de edades.

Que de forma resumida se puede decir que entre más jóvenes seamos, más horas de sueño necesitaremos, por ejemplo un bebé precisa de 12 a 15 horas de sueño, mientras que los niños de 6 a 13 años necesitan de 9 a 11 horas.

Cuando ya empezamos a crecer hasta alcanzar la adultez, las horas van disminuyendo, irónicamente, a veces no es posible tener una calidad de sueño, por varios factores que enfrentamos a diario, como trabajo, estrés, familia, quehaceres u otras responsabilidades.

Nuestra casa y más propiamente nuestro dormitorio, es un espacio que debe estar perfectamente adaptado para satisfacer lo principal, el dormir bien. Si este espacio no es acorde a lo que necesitamos, entonces probablemente no tengamos un buen descanso, por ejemplo, si no cuidamos detalles como temperatura y niveles de humedad; si un ambiente está demasiado caluroso y seco.

Nuestra sensibilidad térmica no nos permitirá conciliar el sueño adecuadamente, en ese sentido, habría que mantener nuestra habitación ventilada y humidificada, en la medida de lo posible, y un buen humidificador podría ser de utilidad.

Factores que determinan una recámara saludable

Ventilación

Todas las áreas sin excepción necesitan de una renovación del aire para una mejor oxigenación de nuestro cuerpo. Lo que comúnmente se recomienda es que nuestra recámara la ventilemos por un espacio de 10 minutos mínimo y todos los días, sin embargo podemos ir más allá.

Algo que podría mantener un aire más fresco y limpio en todo momento, es la inclusión de una planta purificadora del aire, como algún tipo de palmera o lengua de tigre, cuyas propiedades permiten una purificación del aire. Asimismo existen dispositivos que pueden ayudar a refrescar nuestro dormitorio, como los humidificadores, que alternado con una buena aireación, formarán un dúo efectivo.

Temperatura

Lo mejor para controlar la temperatura es instalar en un principio algún termómetro que nos ayude a saber las condiciones en las que se encuentra la habitación, hay que recordar que un clima extremo altera el ritmo del sueño.

Produciendo despertares en cualquier hora de la madrugada, por lo que la calidad del sueño no está garantizada; se recomienda que la temperatura del cuarto esté entre los 18 y 22 grados Celsius.

Hay muchas opciones para el manejo de temperatura, como un aire acondicionado con calefacción incluida, ventilación natural, ventiladores fijos o portátiles, e incluso sistemas de humidificación. Lo importante es equilibrar vuestro ambiente como mejor nos parezca, para tener una noche plácida.

Humedad

Las condiciones higrométricas ideales se encuentran entre el 50 y 70 por ciento en cuanto a saturación atmosférica. Para ello nos podemos ayudar con un higrómetro, un aparato sencillo que mide tales condiciones.

Si notamos un valor por debajo del mínimo, entonces significa que el ambiente está seco, y nuestra garganta podrá sufrir estragos, así como nuestras fosas nasales, denotando incomodidad y más aún, dificultad en la respiración. Un humidificador es la solución por excelencia en estos casos.

Solo hay que manejarlo correctamente, de acuerdo a lo que necesitamos, es decir, si hacemos lo opuesto y proporcionamos demasiada humidificación al área, lo que realmente pasará es que ocasionaremos una sensación térmica diferente, como si nos empapáramos en sudor, no hace falta decir la incomodidad que eso genera a la hora de conciliar el sueño.

Ruido e iluminación

Lo mejor para descansar es mantener aislada nuestra habitación lo mejor posible, por ello puede haber ventanas especiales que ayuden a proteger del ruido exterior. Por otro lado, si es necesario utilizar luz durante la noche, lo mejor es que ésta sea muy ligera. Hay tiendas donde venden iluminación especial nocturna que ayudan a un mejor descanso.

Dormir bien es esencial para el ser humano, ya que nos permitirá hacer nuestras labores de la mejor manera, nuestra mente estará más despejada y nuestro metabolismo trabajará mejor.