El efecto de la humedad en dolores por artritis

humedad y artritis 3Usos del deshumidificador en ambientes húmedos

La artritis es un problema común en las personas, donde las articulaciones se ven afectadas por una inflamación. Esto pasa porque se empieza a disminuir la fuerza de los cartílagos, éstos son los que nos permiten mover los huesos, y al haber hinchazón, habrá rigidez y mucho roce entre huesos y por consecuencia, un dolor muy característico.

Si bien, el clima no es una condicionante o causa de artritis, puede contribuir notoriamente a la sensación de dolor de la persona que la padece. Los climas fríos y húmedos son potenciales factores que pueden aumentar el dolor e incluso rigidez de los cartílagos. Por ello en temporadas invernales, zonas con clima gélido o donde haya muchas precipitaciones, la humedad estará presente. Se recomienda la planeación e instalación de deshumidificadores en el hogar u oficina.

De hecho es muy probable que los que padezcan esta enfermedad requieran de acudir a lugares cálidos y secos, aun así, antes de tomar la decisión de vacacionar o mudarse a ese tipo de zonas, lo mejor es asesorarse con el médico de confianza, y ver cuál es la mejor opción.

Los deshumidificadores son aparatos que son capaces de acumular la humedad en su sistema, para posteriormente desecharlo; sin duda estos aparatos son muy útiles en lugares con una humedad relativa alta. Puede que algunos doctores recomienden estos dispositivos, por su naturaleza higiénica, ya que ayuda a relegar los posibles parásitos o bacterias que puedan estar presentes en un determinado ambiente.

La artritis es un problema serio, que aunada a la presión barométrica y constantes cambios de temperatura, potenciarán el dolor en las coyunturas. En la Universidad de Tufts en Somerville/Medford, Massachusetts, científicos afirmaron que conforme la temperatura baje cada 10 °C, la artritis presentará un dolor aún más fuerte y constante.

La revista TheJournal of Rheumatologyen una edición corrobora que la humedad es un factor que daña la salud de las personas que sufren de artritis. Como ejemplo se tiene el
trabajo de investigadores holandeses, que con base en sus 17 estudios en más de 3,300 pacientes, comprueban que una humedad elevada en ciertos ambientes, con certeza agravará la sensación de dolor en pacientes con dicha patología.

Sin embargo otros especialistas indican que en realidad no importa la temperatura, incluso mencionan que algunos pacientes con artritis reumatoide se sienten a gusto en climas fríos, pero que sí es importante recalcar que las temperaturas extremas estimulan a la aparición de la saturación absoluta. También hay que tener en cuenta que la misma evaporación de la piel de las personas contribuye a generar un microclima húmedo, por ello aún cuando haga frío, las mismas ropas contribuirán a la sobresaturación.

Lo más recomendable es tratar de utilizar ropas ligeras y ventilar el hogar de manera adecuada, ya sea con ventiladores o aires acondicionados, esto claro si es en temporadas de calor. En climas invernales hay que contar con un apropiado sistema de calefacción, asimismo se aconseja instalar al menos un dispositivo deshumidificante en el hogar.

Solo los especialistas en el tema de la deshumidificación
son capaces de proporcionar una acertada planeación de la instalación de aparatos o sistemas para el control de la humedad.

Hay que entender que la artritis es una enfermedad común que se caracteriza por la inflamación crónica y erosión de los cartílagos y en la superficie de los huesos que vendría siendo el hueso subcondral, es un daño progresivo que en principio no es notorio, por eso es una enfermedad muy peligrosa ya que suele detectarse el síntoma cuando ya está muy avanzada.

Dependiendo mucho del estado de salud o de las prevenciones que el afectado haya tenido en su vida es que puede desarrollarse tan rápido o tan lenta, pero finalmente esta enfermedad suele tener un progreso rápido al momento de haberse desarrollado en más de un 35% es por esto que es muy importante prevenir y en su caso tomar medidas que ayuden a controlar e incluso a disminuirla.