Ejercicios en la piscina para mejorar la postura de hombros y espalda (primera parte)

Piscina¿Qué es lo que mostramos a los demás cuando empezamos a adquirir una postura en la que los hombros están caídos? De entrada, pareciera que estamos inseguros de nosotros mismos, como si tuviéramos algún tipo de depresión u otra emoción que por lo general incomoda a la mayoría de las personas que nos rodean.

Tal vez esa postura se deba a algún problema psicológico, o por otra parte, más bien se trate de algún problema físico, en ese sentido un psicólogo no tendría mucho que examinar en un caso como tal. Tal vez sea un problema de espalda, cuyos músculos en realidad no sean tan fuertes como quisiéramos.

Como sea, la natación es una actividad que desarrolla de manera integral al ser humano, desde el aspecto físico hasta el mental; ya habíamos hablado antes de que las actividades acuáticas resultan ser de gran ayuda para mejorar nuestra autoestima.

Asimismo es un elemento auxiliar para evolucionar algunas partes de nuestro cuerpo como espalda y hombros que estén debilitados por cualquier razón. En ese sentido, una piscina se volverá el medio que tengamos que utilizar para mejorar nuestra postura.

Consejos para mejorar la postura antes de iniciar una sesión de natación

Lo primero que recomiendan los expertos antes de ingresar a una piscina es realizar ejercicios de calentamiento, los cuales describiremos a continuación:

  1. a) Mover los hombros contra la pared. Para empezar intentaremos colocar toda nuestra espalda en la pared, dejando nuestros pies alejados unos treinta centímetros; tenemos que asegurarnos que la espalda baja y alta esté en completo apoyo. Posteriormente, apoyaremos los codos en el muro, levantando los brazos hasta que adopten un ángulo recto y con las palmas hacia abajo. Inmediatamente rotaremos nuestros brazos hasta que nuestro dorso de la mano toque por completo la pared (sin despegar los codos de la misma). Si vemos que nuestras manos son incapaces de llegar hasta arriba, entonces tenemos problemas con los músculos rotatorios de los hombros. Después intentaremos deslizar nuestros brazos por arriba de la cabeza (sin despegarlos del muro), si se logra que éstos se estiren por completo, habremos completado la tarea con éxito.
  2. b) Hiperextensión. Este es un ejercicio en el que se tienen que extender los brazos hacia atrás (manteniendo nuestra espalda siempre recta)y hay que entrelazar los dedos de nuestras manos con las palmas separadas. Luego, manteniendo nuestras extremidades en la misma posición y con los dedos entrelazados, haremos el ejercicio de separar juntar las palmas, para después elevar los brazos todo lo que podamos, siempre cuidando la rectitud del torso en todo momento (no inclinarlo).
  3. c) Flexionar el torso. Mediante un apoyo, este tipo de estiramiento es muy útil para ir contrarrestando poco a poco la joroba que se va formando en nuestra espalda. Solo hay que estirar nuestras extremidades superiores lo más que se pueda (sujetando con nuestras manos en algún apoyo) y flexionar el torso, formando una especie de L invertida; hay que mantener siempre la espalda recta.
  4. d) Estiramiento de candado. Hay que pasar un brazo hasta tocar nuestra espalda por arriba del hombro (como si nos fuéramos a rascar), y el otro brazo también lo pasamos hacia atrás, pero en sentido inverso (por la espalda baja), buscando que ambas manos se entrelacen fuertemente por medio de los nudillos o falanges, hasta formar una especie de candado. Esto ayudará a destensar el cuello y obviamente a mejorar nuestra postura.

En la segunda parte del artículo veremos cuáles son los ejercicios acuáticos ideales para poder mejorar nuestra postura, y obtener una mejor calidad de vida. Por lo pronto, otro consejo que se puede seguir, es que si tenemos un trabajo en la cual tengamos que estar sentados mucho tiempo, frente al computador, hagamos lo posible por ejecutar ejercicios de estiramiento leves, como los que mencionamos anteriormente, de manera regular. Para que nuestros músculos no se atrofien con el pasar de la jornada laboral.