Daños en construcciones por expansión por humedad

DeshumidificadorUno de los mayores retos que enfrenta el sector de la construcción es encontrar materiales que no representen un obstáculo para la durabilidad de un inmueble y permitan la conservación de su valor sin tener que comprometer la estética del mismo, manteniendo un precio razonable.

En todo el mundo lo más común es que se empleen ladrillos y productos cerámicos que si bien, son bastante resistentes, se caracterizan por presentar un alto grado de absorción de agua (para lo que resulta sumamente útil el uso de deshumidificadores), lo que disminuye el tiempo de vida de la construcción.

La razón por la que los ladrillos y cerámicas utilizados en construcción son altamente absorbentes de humedad es que, para ahorrar energía en su fabricación, se someten a procesos de cocción a baja temperatura, lo que los hace muy porosos.

La estructura porosa de la cerámica de construcción facilita la absorción de agua, lo que promueve la formación de líquenes, algas, musgos y eflorescencias de sal que afectan la estructura de la obra y producen daños en su superficie causando alteraciones directas en la estética de la construcción.

Además, el exceso de humedad es un factor que pone en riesgo la salud de las personas que habitan un edificio que presenta este problema. Por otra parte, la humedad genera la expansión de los materiales principalmente durante el primer año de la construcción, lo que provoca la aparición de fisuras y grietas, por lo que se deben tomar medidas preventivas y correctivas para reducir los niveles de absorción de humedad del material y detener el daño que pueda presentar el edificio.

Para poder hacer frente a este problema en las piezas cerámicas utilizadas en construcción es necesario evaluar la expansión por humedad que presentan, teniendo en cuenta que la expansión es un proceso que da inicio en el momento en que las piezas salen del horno y que, a pesar de que durante los primeros días después de su fabricación es un valor que llega a estabilizarse, puede continuar después de su colocación en obra según el comportamiento de la materia prima utilizada para fabricarlas.

Los factores que influyen en la expansión de las piezas cerámicas son el tipo de arcilla empleado en su fabricación, su temperatura de cocción, el tiempo que se deja transcurrir entre su fabricación y su puesta en obra y los niveles de humedad en el ambiente y, como ya mencionamos, esta expansión ocasiona daños en las piezas, como la aparición de grietas y fisuras tanto en muros de carga como en cerramientos.

Además de la naturaleza de las piezas cerámicas, su disposición constructiva y puesta en obra influyen en que se presenten grietas y fisuras, de ello que sea de suma importancia conocer el valor de expansión de los materiales que se utilicen, tener control sobre la resistencia de los morteros y calcular la distancia entre juntas para disminuir el daño que la expansión podría causar.

Adicionalmente, sobre todo en entornos que se caracterizan por ser muy húmedos, se recomienda utilizar agentes deshumidificadores que permitan disminuir el nivel de humedad en el ambiente, y agentes de protección, como impermeabilizantes, para aislar la humedad del material y evitar que se presenten los múltiples problemas ocasionados por los altos niveles de humedad que ya hemos descrito.

Como acabamos de mencionar, la disposición constructiva es uno de los factores que influyen en que la expansión por humedad ocasione grietas y fisuras. Cuando en muros de una extensión considerable el movimiento longitudinal de los mismos está coartado, por ejemplo, porque están embebidos entre los soportes estructurales.

Al centro del muro y hacia su cara externa se presentará un abombamiento generado por la expansión de los ladrillos cerámicos y si este movimiento supera la carga que puede superar el muro, se presentará una grieta vertical.

Por otro lado, si el movimiento del muro está coartado por los forjados y se supera la carga de rotura del muro se presentará una grieta horizontal a mitad del muro, y en caso de que el movimiento sólo esté coartado en uno de los extremos, las grietas se presentarán en la esquina del lado en que no se encuentra impedido el movimiento.

Para evitar la aparición de este tipo de grietas en los muros de carga y de cerramiento que se construyan con bloques cerámicos o ladrillos, es necesario que se considere la expansión por humedad que puede presentar el material y se prevea la colocación de juntas de movimiento con llaves embebidas en las esquinas en Z.

Cuando el valor de la expansión de los materiales a utilizar en la construcción es alto, se recomienda dejar pasar de tres a cuatro semanas desde la fabricación de los ladrillos o bloques cerámicos hasta su puesta en obra y utilizar morteros mixtos de cemento y cal y controlar la rigidez de los mismos con la finalidad de crear un rejuntado de mayor flexibilidad.

Se recomienda también, como ya hemos mencionado, utilizar juntas de movimiento, especialmente en las esquinas y que la distancia entre las juntas de dilatación sea de entre 12 y 15 metros.

Por lo regular, después de que la construcción ha superado el primer año de vida no se presentan grietas ni fisuras ocasionados por la expansión por humedad, pero en entornos altamente húmedos el daño se podría presentar en cualquier momento.

Como una medida adicional a las precauciones tomadas durante la puesta en obra del material, contar con equipos deshumidificadores en la construcción puede contribuir a reducir los riesgos de que se presenten estos y otros tipos de daños ocasionados por altos niveles de humedad.

Asimismo, proteger las piezas cerámicas con hidrofugantes permite repeler el agua. Actualmente se pueden encontrar disponibles cerámicas para construcción previamente tratadas con un producto hidrofugante o se puede aplicar este después de la puesta en obra del material.

Los hidrofugantes se impregnan en los bloques cerámicos y aunque repelen el agua, permiten que el material respire, por lo que no existen riesgos de que se generen áreas húmedas por falta de ventilación al interior de la construcción.

Próximamente hablaremos de las características de las impregnaciones hidrofugantes y de los equipos deshumidificadores que contribuirán a alargar el tiempo de vida útil de ladrillos y bloques cerámicos conservando la estética de la construcción y cuidando la salud de quienes habitan en ella.