Construcción vertical para optimizar el espacio y ahorrar en costos

construccion 2Actualmente hay varios tipos de vivienda que se adoptan alrededor del mundo, cuyas formas o materiales van variando de acuerdo al entorno, espacio, fisonomía o recursos con los que cuenta una ciudad.

Por ejemplo es normal que en las grandes urbes se esté optando por emplear una edificación más en vertical, y más en territorios altos, cuyos espacios son algo limitados; un caso muy claro es en el país nipón, donde la mayor parte de su territorio está compuesto por montañas, por ello se han tenido que evolucionar las tecnologías y técnicas para construir casas y departamentos en vertical.

Ciudades mexicanas como la Ciudad de México, Monterrey y Guadalajara ya buscan una mayor rentabilidad en cuanto al uso de espacio terrenal. Cada vez se ejecutan proyectos más ambiciosos, que incluyen estructuras mixtas compuestas por negocios y centros comerciales, obviamente esto acompañado de dos conceptos fundamentales: el crecimiento estructural vertical y lo complejo en cuanto a la movilidad urbana.

A final de cuentas, lo que se quiere consolidar es una urbanización más compacta para que la utilización mixta del espacio sea una realidad, a la vez que se produzca un tipo de reciclaje urbano efectivo.

Ventajas y consideraciones de la edificación mixta vertical

La edificación vertical es tan ambiciosa, que con las propuestas sobre el escritorio, muchos proyectos pueden asegurar que se podrá bajar el uso del coche, proliferando aún más el transporte público como el metro e incluso la utilización de la bicicleta; por ello se espera una urbe más para peatones.

Sin embargo esto conlleva el plasmar todas las normas de seguridad y la inclusión de un marco normativo para la creación de zonas comunes como parques, en una construcción en vertical.

Otra gran ventaja que se suscita por este tipo de edificación es el aprovechamiento máximo en cuanto a la renta de estacionamientos, además de que muchos inversionistas están dispuestos a meter su dinero para la creación de plazas como una marca competitiva, como la industria de la moda por ejemplo. Sin duda el desarrollo de estas mini ciudades responde positivamente a la sociedad en general.

Además, los desarrolladores inmobiliarios y el mismo gobierno ven una gran oportunidad en este tipo de edificación, ya que se considera que se pueden emplear tecnologías y estructuras autosustentables, por lo que se vería una gran evolución en cuanto a construcción, y estarían más cerca de cumplir los objetivos en materia medioambiental. Las nuevas políticas de vivienda obligan a las empresas inmobiliarias a construir con el espacio mínimo, para reducir costos y hacer más eficaz la forma de vida de nosotros.

Es normal que existan algunos escépticos en cuanto al tema, ya que la alegación principal es el alto costo que implica la vivienda vertical, por el necesario reforzamiento de las estructuras y otro tipo de aplicaciones, incluso algunos expertos explican que se tiene que invertir hasta un 30% más comparado con una vivienda en horizontal.

Por otro lado la realidad es palpable, las grandes ciudades tienen que pensar más en la estructuración vertical, y más en terrenos altos, por ello la inversión es necesaria.

La otra realidad es la creciente población año con año. Algunos expertos en demografía aseveran que para el año 2050 seamos más de nueve mil millones de personas en el mundo, además también se prevé que al menos el 75% de toda esa población que se espera.

Viva en las zonas urbanas centrales de cada país, y es que la tendencia por factores como trabajo, estudio, desarrollo, entre otros obligará en cierta forma a las personas el tener que movilizarse para dichos centros urbanos.

Por ello y para contrarrestar esos problemas demográficos futuros, es necesario que cada gran ciudad desarrolle mejores condiciones de vida en cuanto a infraestructura de vivienda, con todas las tecnologías que implican, y la construcción en vertical podría ser el cimiento que se necesita.