Cómo usar la aromaterapia y el baño de vapor para aliviar el dolor crónico muscular

baño de vapor

Aceites esenciales para mezclarlos en la sauna húmeda

A veces nuestro cuerpo humano es sometido a actividades intensas y estresantes, y lo que nos deja al final del día es un dolor de huesos y de músculos impresionante. También conforme pasa el tiempo, es normal que suframos afecciones en los huesos como artritis reumatoide, reumatismo, entre otros.

Precisamente eso puede desencadenar los dolores crónicos que merman nuestra calidad de vida, pero no solo las afecciones en los huesos son los originadores del dolor crónico en los huesos y músculos, sino que varios factores lo pueden ser, como las actividades deportivas, la inflamación, los espasmos, posturas inadecuadas al caminar, sentarse o dormir. Incluso las personas que padecen migraña o fibromialgias son extremadamente susceptibles a los dolores crónicos de músculos y huesos.

Se ha demostrado que los baños de vapor son terapias estimulantes de nuestro sistema en general, que hace bien a nuestro cerebro y al cuerpo. Asimismo especialistas aseguran que cierto tipo aceites esenciales aceleran un proceso de alivio por su efecto analgésico, por lo que el dolor crónico podría disminuir notablemente.

Mucha gente está optando por acudir a esa combinación de vapor con aceites esenciales, y es que realmente son muchos los beneficios que se perciben, no solo en relajación muscular y de huesos, sino que además ayuda a reforzar el sistema inmune, despeja los poros, la piel tendrá más elasticidad, y muchos otros beneficios más. Ahora, vamos a mencionar algunos aceites esenciales que se podrían emplear en combinación con el baño de vapor.

Lavanda. Este aceite es muy útil para aliviar los espasmos musculares de nuestro cuerpo, con sus propiedades relajantes, sedantes, anti-inflamatorias y anti-microbianas. Sin duda muy útil para el alivio del dolor de articulaciones y de cabeza. Además posee propiedades anti-alérgicas.

Manzanilla. En definitiva el aceite esencial de manzanilla es uno de los preferidos por las mujeres para el alivio de dolores pre-menstruales, que combinado con el baño húmedo relajará aún más la zona de la pubis. También la manzanilla desinflama los músculos, sobre todo los de la espalda y la cabeza. Posee propiedades anti-espasmódicas.

Salvia sclarea. Cabe aclarar que este líquido esencial hay que utilizarlo en cantidades pequeñas. Si relajación es lo que buscas, la salvia sclarea es lo que necesitas. Es muy poderosa para la desinflamación por la tensión muscular que podríamos padecer por carga de actividades pesadas y ¡ojo!, también es útil para el síndrome premenstrual.

Milenrama. Este aceite esencial también tiene mucha potencia, casi con el mote de restauración muscular, además de servir como un analgésico contra dolores de coyunturas y músculos.

Vetiver. Aceite esencial proveniente de una planta exótica, muy empleada en la medicina ayurdévica (sistema medicinal autóctono originario de la India), y que tiene relación con el lemongrass o hierba de limón. Es eficaz contra el reumatismo y otros malestares musculares como la artritis.

Gaulteria. En definitiva no es un aceite esencial muy conocido, pero los que lo han manejado en combinación con el baño de vapor, aseguran que es extremadamente efectivo para el tratamiento del reumatismo y sus derivados.

Helichrysum. No podemos negar que esta solución es un tanto costosa, y es que sus propiedades analgésicas se acomodan perfectamente a nuestro sistema nervioso, por lo que la percepción del dolor ser verá disminuido en poco tiempo después de su aplicación; sin duda es una gran opción para usar en terapia de vapor.

Se aconseja que cualquier clase de aceite esencial se diluya antes de utlizarlo directamente sobre el cuerpo, y el aceite de oliva puede combinar a la perfección. Sus aplicaciones pueden ser a través del masaje, compresas o como se mencionó antes, por medio del baño de vapor.