Cómo tener un control de temperatura y humedad para cuidar los instrumentos musicales de madera

deshumidificadores

Los efectos de la humedad en la madera de instrumentales

Para un músico no hay nada más importante que sus instrumentos musicales, después de todo son las herramientas de trabajo que necesitan para trabajar o simplemente realizar su arte. Precisamente a los instrumentos musicales hay que cuidarlos mucho, por más guitarra de metal que tengas, también puede ser vulnerable a ciertos factores climatológicos. Más aún son sensibles aquellos instrumentos que presentan una delicadeza en su creación, como arpas o cualquier elemento de arco, y es que la madera es muy susceptible a los cambios de temperatura y humedad.

Es preponderante que en nuestra casa o estudio tengamos un control preciso de los factores térmicos e higrométricos, ya sea mediante el uso de deshumidificadores y medidores de saturación. Cuando nosotros mismos nos percatamos que las condiciones climatológicas inciden de manera directa o indirecta en toda la estructura de nuestra casa, entonces debemos suponer que todas nuestras posesiones pueden sufrir los efectos de una sobresaturación en el interior de tu hogar.

Por ejemplo, si contamos con instrumentos como violines, cellos, u otros instrumentos de cuerda, es preponderante estar al tanto de las condiciones en las que los tenemos guardados, porque si el área de guardado es propenso a las humedades excesivas, dichas herramientas musicales pueden perder afinación y a la hora de tocarlos, tener un sonido extraño o diferente. La estructura de madera de los instrumentales se deformarán por el efecto de blandura de la humedad, por lo que en el momento de tocar, dicha madera perderá vibración, haciendo un sonido deficiente.

Ahora veamos cuando la humedad es demasiado baja, ¿qué es lo que pasa? Pues no solamente perdería su calidad acústica como cuando el instrumento posee mucha humedad, es decir, si las condiciones están por debajo del 20 o 25 por ciento de humedad, es muy probable que en un determinado plazo la estructura de la madera se llegue a agrietar en sus partes más importantes, como tapas armónicas, uniones de aros, madera de abeto, la veta, entre otras cuestiones.

En caso de que las condiciones sean muy cambiantes, lo mejor sería guardar los instrumentos en estuches especiales y adquirir algún humidificador especial para mantener su estructura en óptimas condiciones.

Los instrumentos de arco son esencialmente muy sensibles a los cambios drásticos de la humedad, por lo que no es solamente cuestión de erradicar la saturación existente por medio de un deshumidificador en un área cerrada, sino más bien el cómo tener un control de la temperatura y humedad, es decir, cuidar de todas las condiciones externas que puedan afectar al interior del estudio o almacén, de no tener cuidado con esto, la madera absorberá y/o perderá con mucha facilidad su condición higroscópica.

Esta clase de instrumentales de arco puede sufrir una reacción negativa de su composición en todas sus partes como la tapa de abeto, la cola de unión de las juntas, en el arce y el ébano. Es curioso porque cada elemento se altera a su ritmo, pero a final de cuentas se ven dañadas todas sus partes.

En ese sentido lo que se recomienda es mantener el área de los instrumentales con condiciones idóneas, con un equilibrio térmico e higrométrico importante. Para ello lo mejor es que la herramienta musical esté en un ambiente que comprenda un 40% de humedad relativa como mínimo y un 55% de humedad relativa como máximo. Existen dispositivos de medición como termómetros y paneles de higrométricos que nos ayudan a saber bajo qué condiciones se encuentra nuestra área en cuestión, y por medio de humidificadores o deshumidificadores podemos equilibrar de manera satisfactoria la humedad y temperatura de nuestro cuarto o estudio musical.