Cómo eliminar los ácaros de humedad de nuestra casa u oficina

deshumidificadorEl uso del deshumidificador en ambientes de mucha humedad.

Actualmente se conocen varias especies de ácaros en el mundo, incluso hay un gran número sin poder identificar todavía. Lo importante en este artículo es saber cómo combatirlos para que en nuestro hogar u oficina no se vuelvan una molestia, y es que este parásito está relacionado con muchas enfermedades relacionadas con el tracto respiratorio.

Lo primero que debemos entender es el porqué de la aparición de este singular y microscópico animal, bueno, primeramente se debe a que las condiciones climatológicas de un determinado lugar así lo permiten, por ejemplo, aquellas zonas con altos niveles de temperatura y humedad.

Son las más propensas a la aparición de microorganismos, por ello no es raro que tanto en casas como oficinas veamos uno que otro deshumidificador postrado en el muro. Otra causa es la condición higiénica con la que mantenemos nuestro espacio, es decir, entre más sucio, es más probable que aparezcan los ácaros en cantidad y recurrencia.

Hablar de los distintos tipos de ácaros sin duda es interesante, ya que su aparición sucede en distintos lugares y circunstancias, dependiendo obviamente de la especie de ácaro.

Por ejemplo, existen los que habitan en almacenes de granja o panaderías, están los de polvo o humedad, que su existencia se debe a que el porcentaje de humedad ha rebasado los 75%, con elevadas temperaturas, o los que son rojos, los que constituyen la sarna, o incluso los parásitos o depredadores, esto nos daría para otro tema, sin embargo lo que vamos a ver en este artículo son los consejos para deshacernos de los mismos.

En el hogar, la proliferación de ácaros puede estar presente en elementos como sábanas, almohadas, sillones y cortinas. En la oficina, será común que estén en los muebles que se usan para trabajar, toallas, tapetes, alfombras y cualquier otro tipo de felpudo.

Algunas recomendaciones son:

Utilizar cubiertas especiales en almohadas y cama que interrumpan su movimiento o en su defecto, que sean capaces de hacer un bloqueo para que no se escapen de nuestra cama a nuestra ropa.

Asimismo la ropa que no vayamos a usar en verano o invierno según sea el caso, guardarla en bolsas especiales y bien selladas, para que no sean un punto de proliferación, igualmente es recomendable lavar dicha ropa después de sacarlas de las bolsas para usarlas según la temporada.

En cuanto a cojines o tapetes de oficina, lo mejor es lavarlos periódicamente, por lo menos una vez al mes; asimismo las toallas tienen que lavarse de manera recurrente. También se aconseja que tanto en salas, habitaciones o áreas comunes de la casa u oficina cuente con un dispositivo de deshumidificación que ayude a controlar de manera adecuada los índices de humedad.

Es preponderante que lavemos nuestra ropa común una vez a la semana, y en agua caliente para que la erradicación de ácaros sea más efectiva. Es cierto que habrá ropa que no se pueda lavar, en este caso y si es de urgencia, se pueden meter dichas prendas a la congeladora durante el lapso de un día completo, con esto, esos microbichos desaparecerán.

No está demás decir que nuestras áreas las tenemos que mantener en condiciones óptimas de temperatura, humedad y ventilación. En ese sentido nos puede ayudar mucho un deshumidificador, con indicadores higrométricos que señalen el porcentaje correcto, que por lo regular no deberá rebasar una saturación de más del 50%.

Ventilar con la apertura de puertas y ventanas de vez en cuando no es una mala idea, sin duda esto hará que el aire circule de forma correcta por los recintos y que se mantenga una temperatura estable.

Las alfombras son un foco de contaminación importante, por lo que el uso de una aspiradora debe ser de manera regular, y extraer lo más posible el polvo en las mismas. Igualmente de forma periódica, ésta se tendrá que lavar a conciencia y de preferencia hecha por profesionales.

Otra recomendación y por más complicado o difícil de hacer parezca, es deshacernos de aquellas cosas que ya no usamos, como una alfombra, algún peluche, alguna almohada, sábanas o simplemente aquellos elementos que sobresaturan nuestro espacio en general.

No es por nada que el minimalismo y el feng shui sean un nuevo modelo para decorar nuestro hogar u oficina, porque además de beneficiarnos energéticamente, mantendrá nuestro lugar más limpio.