Calentadores de agua, economía y comodidad al alcance de la mano

calentdores

Uno de los recursos indispensables para la supervivencia de todas las especies y para la calidad de vida es el agua, que utilizamos diariamente para mantenernos hidratados, cocinar, limpiar y muchas otras actividades; de acuerdo con estudios, el baño es la segunda actividad en la que más se emplea el agua, después del uso del  inodoro; y es que bañarse además de higiénico, es muy placentero, incluso hay personas que se bañan más de una vez al día.

Contar con calentadores adecuados puede hacer la diferencia entre el ahorro y el desperdicio, tanto de agua como de dinero, ya que un buen calentador puede ahorrarnos en consumo de gas LP, natural o de leña. En años recientes, la alternativa más económica, natural e inagotable es la energía solar, con la que se pueden realizar otras actividades cotidianas con agua caliente, como utilizar los sistemas de lavado o secado de ropa, o el lavado de trastes y utensilios de cocina, especialmente en temporada de frío, cuando el agua suele salir bastante fría de las tuberías y lastimar las manos de las personas que se encargan de la limpieza diaria.

Pero, ¿Cómo elegir la mejor opción y en qué debemos fijarnos al adquirir un calentador para que realmente sea efectivo y nos ayude a ahorrar?

Antes de elegir, debemos hacer un acercamiento a las necesidades de agua caliente en un hogar, con base en los hábitos y la frecuencia de uso de las personas que habitan; un estudio publicado por el Colegio de Agricultura de la Universidad de Kentucky, Estados Unidos, informó que en promedio una familia de cuatro personas utiliza hasta 189 litros de agua caliente al día, o 90 galones, mientras que una familia de dos personas utiliza 340 litros o 50 galones.

La elección del calentador depende de la zona donde vivimos, el número de personas que viven en el lugar, los hábitos de uso y la cantidad de servicios a abastecer con agua caliente (regaderas, lavabos, tinas, lavadoras y secadoras), además del tipo de instalación y la disponibilidad de recursos; mucha gente afirma sentirse muy a gusto con el gas natural, que libera de la presión de cambiar los tanques de gas LP y de calcular los días en los que tendremos disponible el gas; también el uso de calentadores de paso o instantáneos ha sido muy benéfico en los hogares, ya que no requieren del almacenamiento de agua y permiten ducharnos o lavar trastes en el momento en que se necesiten, permitiendo ahorrar en gas y también evitando el desperdicio de agua, ya que esta sale caliente de inmediato y no hay que dejar abierto el grifo hasta que salga caliente.

Por otro lado, la energía solar también nos permite ahorrar, ya que se trata de energía segura, con un suministro energético durante todo el año, sin riesgo de fugas, ni malos olores y es amigable con el medio ambiente. La instalación de estos sistemas es fácil y se integra con las características estéticas y funcionales de las viviendas.

Debido al costo de la inversión que se realiza al instalar sistemas de energía solar, estos son menos frecuentes en los hogares, especialmente en los que viven familias de pocas personas, ya que sus necesidades de agua caliente no son muy altas, siendo los servicios de gas natural y el calentador de paso los más utilizados en las ciudades.

Sin embargo, los calentadores solares son los más eficaces en el ahorro y el aprovisionamiento de agua en grandes hogares, donde se necesita el agua caliente para que dos o tres personas se bañen al mismo tiempo en diferentes habitaciones, o se utilizan sistemas de calefacción para mantener el calor en las habitaciones, o el uso de secadoras para ropa.

Del mismo modo se utilizan estos calentadores en hoteles, hospitales, albercas, servicios de baños con vapor, etc., ya que son de gran ayuda para reducir los costos operativos, pues podemos obtener agua caliente gratis una vez que se recupera la inversión realizada para la instalación de los paneles solares.

Sea cual sea nuestra elección, podemos optimizar el uso de agua caliente si:

Mantenemos en buen estado las tuberías y grifos, reemplazando a tiempo aquellos que han sido dañados por el óxido o la corrosión, o que gotean constantemente, pues desperdician agua. Del mismo modo se recomienda mantener limpio y libre de moho y sarro los grifos, ya que pueden tapar los agujeros por donde sale el agua y propiciar el desperdicio.

Utilizamos regaderas economizadoras, que ayudan a reducir el desperdicio de agua y a mejorar el flujo de agua cuando se baña una persona.

Nos bañamos en el transcurso del día, cuando el sol ha calentado el agua y las tuberías (sin importar si tenemos calentadores solares o de gas), ya que podemos obtener agua más caliente y con menos uso de recursos; además nuestro cuerpo estará más caliente que al inicio de la mañana y podemos bañarnos con agua tibia. Este mismo consejo lo podemos aplicar para lavar los trastes, ya que por las mañanas y las noches e lagua suele salir más fría de las tuberías.

Usamos solo el agua fría siempre que sea posible, podemos lavar la ropa en la lavadora en ciclos económicos y juntar la ropa para lavar una sola vez a la semana, en vez de usar agua caliente para lavar pocas prendas a diario o con mayor frecuencia.

En H2OTEK encontrarás la mayor variedad de calentadores para tu hogar o negocio, y te ayudaremos a elegir el que más te convenga con base en tus necesidades, las de tu familia y tus clientes. ¡Visítanos!