CALEFACCIÓN EN GRANJAS AVÍCOLAS

Calefaccion-h2otekPara asegurar el buen rendimiento de una granja avícola es necesario tomar en cuenta diferentes factores que serán determinantes en la producción, como el diseño del espacio en el que se desarrollará la actividad productiva (nave), el control ambiental al interior de la nave, el manejo y administración de alimento y agua, así como el control y monitoreo de las aves y de su nivel confort en la granja. En esta ocasión nos dedicaremos a hablar del control ambiental en el interior de la nave de producción avícola, específicamente de la temperatura y del uso de sistemas de calefacción para garantizar que las aves se encuentran en un entorno que favorezca su desarrollo y reproducción.

Para empezar hablaremos un poco sobre la importancia y objetivos que persiguen los programas de control ambiental en las granjas avícolas. Bien, el objetivo principal que se busca en una nave de crianza de aves es crear un entorno que resulte, además de eficaz y económico para la producción, sano y cómodo para las especies que se desarrollen en ella. Partiendo de esto se tienen que crear las condiciones adecuadas para un sano desarrollo de las aves, lo que contempla un control sobre la humedad, la iluminación, la calidad del aire y la temperatura. Es importante resaltar que en caso de que el ambiente no sea propicio para la crianza de las especies que se tengan en la granja, se presentará un menor crecimiento y problemas de desarrollo, lo que hará que la población sea más propensa sufrir enfermedades y morir, afectando de esta manera la rentabilidad de la granja avícola.

Controlar la temperatura al interior de una nave de producción avícola requiere de la instalación de un sistema de calefacción y de contar con una buena ventilación, ya sea natural o forzada. Actualmente existen diferentes sistemas de calefacción disponibles en el mercado, lo que puede hacer un poco complicado (por tanta variedad) elegir el que se adapte mejor a las necesidades de cada nave. Sin embargo, en cualquier caso se recomienda que su instalación vaya acompañada de ventiladores de paletas o de circulación que se encarguen de mover el aire caliente que se acumule en el techo hacia el nivel inferior, para que pueda llegar hasta las aves, de manera que el rendimiento de los calefactores incremente y el gasto de energía se vea reducido.

Para elegir los calefactores con los que equiparemos la nave es necesario evaluar sus características, esto va desde considerar sus dimensiones hasta el tipo de material con que esté construida y la temperatura que de manera natural prevalece en su interior. Partiendo de esta información podremos determinar si es necesario invertir en la mejora del aislamiento de la nave, en caso de que las instalaciones presenten temperaturas muy bajas, así será más sencillo decidir qué tipo de calefactor utilizaremos. Otro factor determinante en la elección de un calefactor es el presupuesto y en caso de que sea reducido se pueden recurrir a otros métodos para garantizar que la temperatura se mantenga estable y apropiada para la crianza de las aves sin tener que invertir sumas de dinero que representen un desfalco para el negocio.

Ahora bien, existen desde cañones de aire caliente hasta sistemas de piso radiante, calderas de biomasa y placas infrarrojas. Los cañones de aire caliente pueden ser móviles o fijos y funcionan por combustión, por lo que es necesario que se cuente con un buen sistema de ventilación que permita liberar la nave de los gases producidos y renovar el aire al interior para que los animales puedan respirar perfectamente sin correr el riesgo de intoxicarse. Los cañones de aire caliente se caracterizan por su gran potencia pero su uso puede implicar problemas en la precisión de regulación de la temperatura, pero si se programan en funcionamiento alterno son una excelente opción. Por otro lado, las calderas de biomasa se pueden encontrar en diferentes potencias y son alimentadas por pellets, briquetas y otros tipos de combustible de biomasa, el principal inconveniente con estas calderas es su costo elevado.

Las placas o pantallas infrarrojas son calefactores que direccionan el calor y son útiles en situaciones muy específicas, como para mantener el calor en aves recién nacidas. Aunque son muy eficaces no tienen la potencia suficiente como para poder controlar la temperatura en una nave completa. Los sistemas de piso radiante, por su lado, pueden requerir la modificación completa de la nave ya que se colocan por debajo del piso, aunque se puede recurrir a zoclos hidrónicos que se instalen sólo en algunas zonas en forma de gabinetes; en cualquiera de los dos casos, agua caliente circula por un sistema de tuberías y eleva la temperatura de la nave. Debido a que este sistema se encuentra situado en el piso, el calor llega directamente a las aves sin presentar una pérdida de energía como en otros sistemas en que el calor queda en la parte superior de la nave y requieren de ventiladores para distribuirlo. El coste de instalación de un piso radiante puede ser elevado, sin embargo, debido a que sólo requiere de una caldera que caliente el agua al iniciar cada ciclo, así como de una pequeña bomba para la circulación, no demanda grandes gastos de energía y puede ser una alternativa amable con el medio ambiente.

En H2OTEK contamos con una amplia variedad de sistemas de calefacción de la más alta calidad para satisfacer las necesidades particulares de cada uno de nuestros clientes. Para conocer los productos que tenemos para ti te invitamos a consultar nuestro catálogo en línea y en caso de que necesites de asesoría especializada no dudes en ponerte en contacto con nosotros, en H2OTEK con gusto resolveremos todas tus dudas.