Beneficios de la natación

PiscinaDurante la época de calor, una de las actividades que más llegamos a disfrutar es la natación, pues nos permite refrescarnos.

Es particularmente en el verano cuando las persona buscamos estar cerca del agua, ya sea una piscina, un río, un lago o el mar, pues la asociamos con frescura y por lo regular nos produce una sensación de tranquilidad y bienestar, de ello que los destinos vacacionales más visitados sean donde se pueden realizar actividades acuáticas, independientemente de si tengamos interés en practicarlas o no.

A pesar que sólo durante los meses más calurosos del año se aprecie la natación como una actividad benéfica para nuestro cuerpo, principalmente porque nos mantiene frescos, nadar tiene un gran número de beneficios para nuestro estado de salud sin importar la temporada del año, de ello que sea una de las actividades deportivas más recomendadas en todo el mundo.

Seguramente has escuchado hablar muchas veces de lo bueno que puede ser para la espalda y para el estado de las articulaciones practicar natación, pero las personas que nadan con regular frecuencia comúnmente tienen interés en el deporte o lo hacen por recomendación médica y no con el fin de comprobar si en efecto, todas las maravillas que cuentan sobre la natación son ciertas.

En caso de que estés interesado en comenzar a ver en la natación una oportunidad para mejorar tu estado de salud no sólo durante las vacaciones, te platicamos algunos de los beneficios que podrás disfrutar.

Es importante mencionar que cualquier actividad física o deportiva, si es practicada correctamente, tiene efectos positivos sobre nuestro cuerpo a nivel físico y emocional sin importar si lo hacemos con fines recreativos y no precisamente porque estemos interesados en practicarla profesionalmente o participar en una competencia. Sin embargo, estos efectos varían dependiendo de la frecuencia con que practiquemos y las características de nuestro entrenamiento, así como el estilo de vida que llevemos.

Por ello, si deseas mejorar tu estado de salud general lo ideal es que acudas con un especialista que diseñe un plan especial para ti que incluya plan de entrenamiento, el tipo de dieta que debes seguir y otras recomendaciones médicas para evitar ciertos riesgos.

La natación es una actividad que nos obliga a movernos continuamente, pues es la única manera en la que podemos mantenernos a flote, por lo que es considerada como una actividad aeróbica de resistencia que tiene beneficios en el sistema cardiovascular y respiratorio.

Esto se debe a que el movimiento constante del cuerpo y la alternancia entre contracción y relajación muscular estimulan la circulación, principalmente de las extremidades. Como ya hemos mencionado, al tratarse de una actividad aeróbica el corazón bombea más sangre al cuerpo, lo que lo fortalece y favorece a la pérdida de grasa al tiempo que se reduce la tensión arterial.

Por el tipo de respiración que exige la natación, la oxigenación del cuerpo aumenta, se reduce el estrés de los músculos respiratorios, la capacidad pulmonar aumenta y se incrementa la densidad de los glóbulos rojos con lo que se mejora su capacidad para transportar oxígeno en la sangre.

La natación también tiene muchos efectos benéficos a nivel de músculos y articulaciones pues aumenta su flexibilidad dinámica y con ello se amplía su rango de movimiento. Según el tipo de programa de entrenamiento que se siga, se presenta un incremento en fuerza y resistencia de los músculos y la densidad ósea también se ve incrementada, lo que en términos generales hace a nuestro cuerpo más resistente a los golpes y a las lesiones.

Una de las razones por las que la natación es recomendada para tratar problemas articulares es que el movimiento permite mejorar la lubricación, algo que podría lograrse haciendo otro tipo de ejercicios, sin embargo, el medio acuático resulta más suave y los movimientos que se hacen en él no representan un fuerte impacto en el cuerpo, por lo que existen menos riesgos de sufrir alguna lesión que si se practicara alguna actividad física en tierra.

Además de los beneficios que acabamos de mencionar, que están directamente relacionados con las exigencias físicas propias de la natación, esta actividad tiene otros efectos positivos sobre el cuerpo por las propiedades terapéuticas del agua, de ello que la natación sea una técnica de hidroterapia en piscina recomendada por médicos del deporte y fisioterapeutas.

La natación y otras actividades acuáticas permiten mejorar el estado del cuerpo tras una lesión musculoesquelética, tiene efectos analgésicos, antiinflamatorios y relajantes, por lo que es excelente para tratar el dolor, las contracturas musculares y la inflamación de tendones y ligamentos.

Es importante mencionar que cuando la natación tiene fines terapéuticos en el tratamiento o rehabilitación de padecimientos de diferente índole, la temperatura a la que esté el agua de la piscina es un factor determinante para lograr los efectos deseados.

Finalmente, la natación se distingue por sus efectos psicológicos positivos, pues como ocurre con otras actividades físicas, estimula la producción de endorfinas y nos genera un estado de bienestar general.

También reduce los niveles de estrés y puede contribuir en el tratamiento de trastornos como la depresión y la ansiedad, es una actividad relajante que si se practica con regular frecuencia y con un objetivo definido puede ayudarnos a sentirnos más seguros y a fortalecer nuestra autoestima. Por otra parte, si se practica en grupo puede mejorar nuestras habilidades sociales y de comunicación.

Si en esta temporada de calor tienes oportunidad de pasar tiempo en el mar o una alberca no te quedes con las ganas de probar por ti mismo los beneficios que puede tener la natación para ti, no te arrepentirás.