BENEFICIOS DE LA NATACIÓN PARA LOS PERROS

PiscinaDesde la antigüedad, las personas identificaron las propiedades del agua y aprendieron a aprovecharlas para tratar diferentes tipos de padecimientos y hasta la actualidad, el agua es utilizada con fines medicinales y terapéuticos. Seguramente has escuchado de todos los beneficios que te puede traer bañarte con agua caliente cuando estás muy estresado o si tienes algún dolor muscular, o que el agua fría puede ayudarte a disminuir la inflamación y llenarte de energía, además de fortalecer tu sistema inmune para prevenir resfriados. Bien, ¿qué pensarías si te dijéramos que todos estos beneficios que el agua tiene sobre tu cuerpo también los puede disfrutar tu mascota?

Si tienes un perrito como mascota seguramente uno de los lugares a los que nunca considerarías llevarlo es a la piscina, además de que porque a menos de que tengas una en tu casa, a estos espacios está prohibido llevar animales por cuestiones de higiene y seguridad, piensas que el perro debe estar en tierra y que no sabe nadar. Sin embargo, la natación es de hecho una actividad muy benéfica para estos animales y al igual que lo que ocurre con los humanos, las propiedades del agua y el nado contribuyen a mejorar la salud del perro y a crearle una sensación de bienestar al tiempo que el ejercicio fortalece sus músculos y estimula su sistema circulatorio.

Gracias a que se ha identificado que la natación es positiva para los perros, hoy en día podemos encontrar diferentes centros de cuidado y recreación caninos que ofrecen el servicio de piscina para perros, donde tu mascota podrá pasar de un rato agradable para relajarse e incluso, prepararse para competencias o rehabilitarse de alguna lesión o enfermedad. Sí, también un perro puede aprovechar los beneficios terapéuticos del agua en sesiones de hidroterapia en una alberca con la temperatura del agua bien regulada y siguiendo ejercicios indicados por un especialista. Sin embargo, debemos ser cuidadosos al momento de llevar a un perro a la alberca y tener muy claro qué objetivos se persiguen con incluir esta actividad en la rutina de nuestra mascota.

Como ya mencionamos, la natación puede ser una actividad recreativa, de activación física o terapéutica que forme parte de un programa de rehabilitación tras alguna enfermedad, lesión o trastorno psicológico que presente el perro. En el caso de hidroterapia para perros, las sesiones deberán ser guiadas por un especialista y haber sido recomendadas previamente por un veterinario, pues estas personas tienen conocimiento respecto a qué tipo de ejercicios deberá realizar el perrito para poder recuperarse y las características que debe reunir el agua para que la terapia sea efectiva. La natación como terapia, tal y como ocurre con los humanos, puede ser recomendada tras lesiones en músculos, articulaciones, ligamentos y huesos, o cuando el perro padece de artritis, para ello se utilizará agua fría o caliente según el tipo de efecto que se desee alcanzar.

Por otro lado, si la natación se implementará como parte de la rutina del perro para mejorar su condición física y estado de salud en general, se recomienda que previamente se consulte con un especialista si el perro está en condiciones idóneas para empezar a nadar, así como saber si la raza de tu mascota es nadadora por naturaleza o necesitará pasar por un proceso especial para que aprenda a nadar. La natación es una actividad perfecta para aquellos perros que sufren de sobrepeso, por ejemplo, o para los que suelen presentar actitudes de ansiedad por falta de actividad física.

Una vez que el veterinario te haya indicado si tu perro puede nadar, lo primero que debes hacer es conseguir un chaleco salvavidas. Si bien, como hemos mencionado, en algunas razas el nadar se da por instinto y no necesitan de mucha ayuda, como es el caso del poodle, el golden retriever, el setter inglés, el setter irlandés, el cocker spaniel, el pastor australiano, el terranova y el vizla, hay otras razas que requieren del apoyo de un chaleco siempre, aunque ya hayan aprendido a nadar, como es el caso del pug, el maltés, el bulldog, el terrier escocés, el bull terrier, el chow chow y el shitzu, entre otros.

Además del chaleco consigue una correa que pueda sumergirse en el agua para que puedas auxiliar a tu mascota en caso de emergencia y elige el lugar donde comenzará a nadar. Como ya mencionamos, existen centros especializados en el cuidado de perros en los que cuentan con piscinas y personal capacitado para enseñar a nadar a los perros y apoyarlos para que no se ahoguen, pero tú también podrías incluso construir una alberca para tu mascota en casa o llevarlo a algún lugar al aire libre para que disfrute del nado. Se recomienda que al inicio tú estés dentro del agua con él y que no lo lleves a lugares donde hay fuerte corriente ni al mar, pues incluso los perros más fuertes y experimentados pueden llegar a ahogarse.

Algunos de los beneficios de la natación para los perros son:

  • Fortalece sus músculos y aumenta la movilidad de sus articulaciones.
  • Relaja sus músculos disminuyendo las contracturas.
  • Alivia el dolor y tiene un efecto antiespasmódico, por lo que es una actividad ideal para los perros que sufren de rigidez y tienen alguna parte del cuerpo inflamada.
  • Estimula su sistema circulatorio.
  • Estimula la producción de endorfinas para que el perro se encuentre en un estado de bienestar.
  • Mejora la condición física del perro y ayuda a controlar su peso.
  • Es excelente en los procesos de rehabilitación tras procedimientos quirúrgicos.

Recuerda que en H2OTEK podemos construir cualquier tipo de alberca en tu domicilio, así que si deseas que tu mascota disfrute de todos los beneficios que la natación tiene para ella, nosotros podemos hacer realidad el proyecto de tener una piscina para tu perro en casa. Contáctanos para recibir más información sobre éste y otros servicios que en H2OTEK tenemos para ti.