Beber agua caliente: una alternativa saludable de origen oriental

Agua CalienteCon el surgimiento y proliferación de diferentes problemas de salud entre la población en México como el sobrepeso, la obesidad y la diabetes, en la actualidad es común y completamente entendible la preocupación constante de los habitantes por cuidar su estilo de vida, alimentación, tipo de actividades e incluso adquirir hábitos que les ayudan a mejorar y mantener un buen estado de salud.

Dietas de todo tipo, ejercicio y actividades físicas diversas, varios deportes y revisiones médicas regulares son solo algunos de los hábitos y precauciones que muchas personas practican con frecuencia con el objetivo de estar sanas, sin embargo, hay otro tipo de medidas, mucho menos comunes e incluso que podrían ser consideradas como exóticas, que algunas personas adquieren con este mismo fin.

Beber agua caliente es uno de los hábitos menos practicados por la población, pero que muchas personas aseguran es una excelente forma de mantener un buen estado de salud.

Aunque poco conocido, este hábito es tan recomendado por muchas personas que incluso en algunas partes del mundo es considerado como una de las prácticas terapéuticas que ofrecen más beneficios a las personas, no solo a quienes pueden tener algún tipo de padecimiento, sino para la población en general, pues es considerado más como un hábito preventivo que curativo.

Por lo tanto, la primera pregunta que surge a continuación entonces es: ¿de dónde proviene esta idea o alternativa terapéutica?

La perspectiva de la medicina tradicional oriental, específicamente la perspectiva china, ha sido una de las fuentes principales de las que se nutre constantemente la medicina alternativa de todo el mundo y esta opción precisamente tiene un origen en la parte oriental del mundo y su medicina milenaria.

Al ser la medicina tradicional china la base del enfoque de la medicina alternativa, esta práctica tiene como base esta perspectiva oriental, en la cual se considera al agua en su forma natural, pura y sin tratamiento o proceso alguno como un elemento fundamental para el mantenimiento adecuado del interior del cuerpo. Desde luego, con el paso del tiempo, esta misma perspectiva exploró nuevas formas y encontró beneficios al consumir este líquido vital después de calentarlo.

Así, los médicos chinos tradicionales recomiendan, desde hace muchos años a sus pacientes beber agua caliente con el fin de sanar o erradicar condiciones de diferente naturaleza como escalofríos, somnolencia, sed excesiva, hinchazón, depresión, cansancio, entre otros, además de equilibrar el estado general interno de la persona, restablecer la energía corporal y aliviar los síntomas característicos de diferentes padecimientos.

A partir de esto, la segunda pregunta que surge es: ¿qué beneficios ofrece este hábito a quienes lo practican?

Los beneficios más comunes y sobresalientes que este hábito ofrece al organismo de las personas son los siguientes:

Buena digestión. Se ha comprobado que esta práctica es de gran ayuda para el aparato digestivo, ya que la temperatura elevada del líquido ayuda, promueve y facilita los procesos enzimáticos del organismo, lo que implica que el proceso de digestión se lleva a cabo de manera más rápida y efectiva, sin que esto tenga consecuencias negativas o inesperadas en el cuerpo.

Cabe mencionar que cualquier líquido caliente ofrece una reacción similar, pero se recomienda ampliamente que el líquido sea agua simple, ya que de esta forma no existe la presencia de sustancias, moléculas o elementos que compliquen el proceso de digestión y absorción de nutrientes, al contrario, todo el proceso se facilita.

Equilibrio mental. El agua es el elemento fundamental que utiliza el organismo para facilitar y llevar a cabo la eliminación de toxinas, minerales y elementos que el cuerpo no necesita o que pueden incluso resultar dañinos, principalmente para el sistema nervioso, ya que hay algunas moléculas que pueden tener influencia en el estado mental y emocional de la persona.

Pérdida de peso. Beber agua caliente implica un incremento automático de la temperatura corporal, lo cual tiene como consecuencia una notable aceleración del ritmo metabólico (lo ya mencionado acerca de la digestión) y posible pérdida de peso.

Se indica que es una posible pérdida de peso ya que el consumo de este líquido por sí solo, incluso a elevada temperatura, no garantiza pérdida de peso, pues para ello se requiere tener una alimentación saludable y realizar actividad física. Es decir, tomar agua es solo un complemento.

Cuidado de vías urinarias. El agua es un elemento que puede funcionar como diurético natural, además de favorecer considerablemente la limpieza y correcto funcionamiento de las vías urinarias, lo cual puede evitar en gran medida la aparición de infecciones en las estructuras involucradas, ya que se eliminan toxinas, minerales e incluso agentes externos por estos medios.

Hidratación de garganta. Entre los síntomas más comunes de las enfermedades de vías respiratorias está la garganta reseca, por lo que beber agua caliente cuando se padece una enfermedad de este tipo es sumamente favorable para esta estructura del cuerpo ya que hidrata la garganta y así favorecer la recuperación de la persona, además de evitar futuras infecciones.

Protección. Virus, bacterias, hongos y otros microorganismos no toleran las altas temperaturas, por lo que tomar líquidos calientes y mantener una temperatura corporal relativamente alta evita el ingreso de estos agentes infecciosos al cuerpo, reduciendo así el riesgo de contraer enfermedades o infecciones de diferentes tipos.

Aclimatación. Aunque puede parecer contradictorio, cuando la temperatura ambiente es alta, calentar agua y beberla es una de las mejores alternativas para tolerar el calor. Esto se debe a que las bebidas calientes incrementar la temperatura del cuerpo, lo cual inmediatamente activa diversos sistemas de enfriamiento natural, por lo cual la temperatura corporal se mantiene equilibrada y la sensación de calor disminuye.

Entonces, se puede concluir, después de conocer el origen de este hábito y los diferentes beneficios que ofrece a las personas que tomar agua caliente es una costumbre oriental bastante saludable que de ninguna forma puede ser considerada como una cura o remedio para padecimientos serios, pero sí ayuda considerablemente al cuerpo y los diferentes sistemas para combatir y evitar enfermedades como diabetes y obesidad y para mantener un estado general de salud adecuado.